Patagonia Argentina: Qué ver y hacer en Las Grutas

Las Grutas fue uno de esos destinos, en la costa atlántica de Argentina, de los que nunca había escuchado hablar. Sin embargo, por contacto con algunos conocidos en Buenos Aires y varias recomendaciones, decidimos hacer una parada en este pueblito que presume de una ubicación fantástica entre Bahía Blanca y Puerto Madryn.

Aunque Las Grutas suena bastante desconocido para los turistas extranjeros, lo cierto es que es un destino de playa bastante popular para la gente de la zona de la Patagonia Argentina. Entre otras cosas, porque presume de tener las aguas más cálidas de la costa del país.

Las Grutas pertenece a la provincia de Río Negro y se encuentra muy cerca de San Antonio, una ciudad más grande y desarrollada. La provincia de Río Negro, por su parte, era un desierto que fue irrigado, dando lugar al Río Negro que hoy en día cuenta en su ribera con muy buenas producciones de manzanas, peras o duraznos.

El encanto de Las Grutas, además de la calidez de sus aguas, pasa por los pocos días lluviosos que se dan a lo largo del año, por lo que incluso en época invernal prevalencen los días de sol.

Grutas (en las Grutas, jeje) y la playa desierta en un día de lluvia

Los arenales que bordean al pueblo, que cuenta con unos 10.000 habitantes en temporada baja, son de una arena muy fina (debido a la fuerza con la que azota el mar) y también muy anchos, dando lugar a diferencias de más de 150 metros entre bajamar y pleamar. En verano la playa se llena de gente que viene a disfrutar de sus vacaciones, pues de hecho, el turismo es uno de los motores económicos del pueblo. Además, la pesca (especialmente de langostino y pulpo) es otra de las fuentes de ingreso principales de Las Grutas.

La propia playa, especialmente la zona más al norte, es otra razón más para ir a Las Grutas y un lugar ideal para pasear. En primer lugar por los acantilados arcillosos que caen sobre la playa, con agujeros y grutas, fruto de la erosión del mar y del viento, que dejan paso a una costa irregular y misteriosa. Pero quizás lo más curioso es que junto a los acantilados hay una colonia enorme de loros barranqueros que toman algunas de las grutas como refugio y que sobrevuelan la playa de forma constante.

Loros barranqueros de Las Grutas

El paseo que va por encima de la playa, conocido como costanera, recorre Las Grutas de punta a punta, extendiéndose a lo largo de varios kilómetros sobre el pueblo disperso y salpicado de casas bajas. Es gracioso pensar que en los 70 en Las Grutas no había mucho más que unas pocas casas y que el agua potable no llegó hasta 1980 (de hecho incluso hay una plaza dedicada a tal efecto).

Alrededores de Las Grutas por la costa de Argentina: San Antonio

Un poco más al norte de Las Grutas, también perteneciente a la provincia patagónica de Río Negro se encuentra San Antonio (Este y Oeste), que es la localidad más grande de los alrededores.

Aunque San Antonio no es una ciudad especialmente llamativa, es el centro comercial de la zona y todavía conserva la estación de tren por la que en 1905 pasaba el tren direccioón Valcheta. Fue el primer tramo del que después se conocería como Tren Patagónico y que más tarde amplió su red ferroviaria hasta Viedma, capital de Río Negro.

Este tren en sus inicios estaba planificado con el objetivo de traer agua a los pueblos de esta zona. Curiosamente, y aún a pesar de la clausura y retirada de la mayor parte de tramo de ferrocarril en Argentina a principios de los 90, bajo el gobierno de Menem, el Tren Patagónico todavía sigue en funcionamiento. Circula a un ritmo lento pero los viajeros más melancólicos pueden cruzar la meseta de Río Negro hasta llegar al Bariloche de la cordillera.

Más allá del tren y de la actividad comercial, San Antonio tiene una bonita playa, si bien es cierto que la ciudad da la espalda al mar. Por otro lado, también es relevante la actividad portuaria así como la producción de carbonato de sodio (con sal extraída de una salina cercana) en una fábrica cercana y controvertida, pero que da empleo muchas familias.

Alrededores de Las Grutas por la costa de Argentina: Ruta hacia el sur

A la salida de Las Grutas, dirección sur, pero siguiendo los caminos de ripio (carreteras sin asfaltar) paralelos a la costa, se atraviesa el Barrio de los Pulperos, el más humilde del pueblo. Es humilde pero no es una villa, por lo que no es peligroso. En aquella zona, muchas de las casas todavía carecen de agua corriente y viven vidas sencillas, como los primitivos grutenses. Unas 10 familias se dedican a la captura y venta de pulpitos, pudiendo sacar hasta 15Kg diariamente.

Hace 40 años los pescaban y al terminar los vendían por la calle frescos del día, sirviéndoles a la vez como sustento principal. Sin embargo, la popularización y la falta de regularización (cualquiera se ponía a intentar capturar pulpos) derivó en el movimiento de los pulpos a una zona más al sur, siguiendo la costa.

Siguiendo el camino hacia el sur se alcanza la Playa de Piedras Coloradas, situada en un enclave ideal para descansar y, ¿quién sabe?, tal vez hasta puedas ver delfines como nosotros.

Es perfecta, si el viento acompaña, para hacer sandboarding desde lo alto de las dunas, para dar un largo paseo sintiendo la arena fina y para hacer snorkel.

Hacia el interior de Río Negro: La Salina del Gualicho

La salina del Gualicho, curiosamente estando a unos 60 Km hacia el interior de Río Negro, se encuentra a 72 m bajo el nivel del mar y tiene una extensión de 430 kilómetros cuadrados, lo que la convierte en una de las más grandes de Sudamérica.

Tiene una extensión aproximada de  35×18 Km y la sal ocupa hasta 8 m de espesor. En la actualidad, sólo hay 3 entradas consolidadas y si no se conocen no conviene entrar al salar pues hay  zonas inundadas donde es peligroso entrar con el coche, pues el terreno podría hundirse. Estas zonas inundadas van cambiando y es por ello que si uno entra  puede cambiar el charco mientras está dentro y quedarse atrapado. De hecho, la empresa con la que nosotros hicimos el tour, Dessert Tracks, es la única empresa autorizada para ingresar al corazón del salar.

De todos modos, en los meses de verano la salina se seca del todo.

En la actualidad 3 empresas extraen sal en la Salina del Gualicho pero ninguna de las sales es para consumo humano directo. Las parvas (montículos en los que se acumula la sal) se hacen para que escurra el agua y han de pasar 3 años hasta que se traslada la sal acumulada, en espera de que muera la artemia salina que vive ahí (y que es la que da el color rosáceo en algunas zonas).

Al llegar, el lugar resulta espectacular. Las vistas del atardecer, con los últimos rayos del sol, y las tonalidades cambiantes de amarillos, rojos y violetas, son preciosas. Una vez que cae la noche, es el momento de una buena cena a la luz de las estrellas.

Nosotros pudimos disfrutar de una velada deliciosa a la luz de los candiles, acompañados de Hermes, nuestro guía, que nos dio una charla explicativa de los orígenes del salar, cubierto por mar hace 300 millones de años. No deja de sorprender el pensar que ahí todavía se encuentran huesos de animales petrificados o incluso dientes de tiburón.

Hermes, el sabio guía

La cena  es también el momento perfecto para ver las estrellas, con cero contaminación lumínica, y descubrir los misterios que guarda el firmamento en el hemisferio sur. Pero si de misterios hablamos, no podemos dejar de mencionar el cerro que se ve al fondo del salar, el Cerro el Chenque. Un lugar del que se cuenta que es la morada del Gualicho.

El Gualicho se refiere al dios Ulungasum, un dios tehuelche muy temido y del que se dice que vaga por el salar. Leyendas y misterios se ciernen sobre este lugar y la gente de la zona incluso afirma que la Salina del Gualicho es una tierra maldita.

¿Creérselo o no? ¿Quién sabe? ¿Serán imaginaciones de los lugareños las luces que se ven de madrugada, las voces y los ruidos o los movimientos extraños? ¿O será el mismísimo Gualicho?

Dónde dormir en Las Grutas

Nosotros nos quedamos en Dessert Tracks Rancho. Está emplazado a 100 metros de la costa de Las Grutas y es un lugar amable y acogedor. En unos 20 minutos de paseo se puede llegar fácilmente al centro.

El estilo arquitectónico de Santa Fe le da un carácter amable y entrañable, al igual que las personas que lo regentan. Isabel y Fernando hacen del rancho un lugar acogedor, en el que sentirse como en casa propia y los desayunos son un momento tranquilo y agradable para conversar y conocer un poco más de Las Grutas y su historia.

El Rancho tiene cuatro habitaciones dobles y triples con baño privado y dos departamentos con capacidad para 4 y 6 personas.

Reservar alojamiento en Dessert Tracks Rancho

 

¿Habías oído hablar de Las Grutas en la Patagonia Argentina? ¿Tienes recomendaciones de alguna otra cosa que ver y hacer?

 ARGENTINA de NORTE a SUR

Qué ver en Argentina: Guía general con ideas de itinerarios y lugares turísticos

Qué ver en PATAGONIA ARGENTINA

 

🌈 Guía para visitar Cataratas de Iguazú en Argentina y Brasil

🏛 MEGA GUÍA de Buenos Aires: qué ver

🏛 Buenos Aires en 2 días

🚂 Qué ver en Salta (noroeste argentino)

🐦 Qué ver en Las Grutas

🐳 Qué ver en Puerto Madryn: ballenas y pingüinos

🌲 Qué ver en Bariloche y alrededores (ruta 7 lagos)

🐧 Qué ver y hacer en Ushuaia

💧 Qué ver en Calafate: Excursiones a glaciares

💦 Cómo llegar y visitar Perito Moreno

 

Relato: Argentina y el mar

 

ℹ️ Si buscas más más información y otros lugares que visitar en la Patagonia Argentina, no te pierdas estos artículos:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...