30D30F30P – Microrrelatos de la cuenca del Danubio

 

MOTIVACIÓN 30D30F30P:

30D30F30P es la cuenta atrás que tuvo lugar antes de marcharnos para conocer los países número 29 y 30 de nuestra lista. Para celebrarlo, cada día de esa cuenta atrás hasta emprender el viaje, escribimos un microrrelato en honor a uno de los países: 30 días para 30 países, con 30 fotos y 30 historias.

Cada relato tuvo su foto asociada. Fotos singulares, sin intención de discriminar unos lugares frente a otros, pero que pretendían mostrar alguna historia sucedida en el viaje al país, o una impresión que quedaría en nuestro recuerdo. Descubriendo los países desde otro punto de vista.

 

BULGARIA: Living la vida loca in Sofía

5 días en Sofía fueron suficientes para probar la divertida y controvertida ciudad, donde nuestra aventura empezó colándonos en un tranvía por consejo de nuestras acompañantes (las trabajadoras del hostel donde nos alojábamos) y siguió en una fiesta clandestina-underground de un edificio en obras. Hubo quien se compró un antiguo uniforme de soldado comunista en un mercado de segunda mano y se dedicó a asustar a los chinos del hostel haciéndose pasar por policía que quería revisar los pasaportes. Hubo quien cada noche cenaba en Pizzeria Einstein (no dejéis de visitarla si vais por allí), hubo quien se quedó prendado de la belleza de las mujeres búlgaras, y también quien lo hizo con la belleza de la Catedral de Alejandro Nevski. Hubo de todo y para todos, porque fueron 5 días Living la vida loca en Sofía.

BULGARIA.png

 

HUNGRÍA: La maldición de la caja húngara

En el año 2006, Sara, una amiga, se trajo de Hungría una caja. Aquella caja no era una caja cualquiera. Era una pequeña caja de madera de las típicas en las que guardas algún recuerdo. Sin embargo, la caja húngara tiene una peculiaridad: ¡¡la cerradura y la llave están ocultas!! 

No es de extrañar que proceda de Hungría tan singular artículo teniendo en cuenta que también Rubik, el creador del famoso cubo, es húngaro.

Aquella caja nos cautivó a todos, pero creo que sobre todo a mí, que incluso llegué a escribir y poner en escena una comedia titulada “La caja húngara”, que empezaba así:

Señorita Sally Powers,

Ha sido robada La Caja Húngara. Esta caja contiene misteriosos secretos y necesitamos de sus servicios para recuperarla. Por favor, siga las pistas que le iremos dando.

Fdo. El Malo

Me quedé tan loca con aquella caja que cuando en Diciembre de 2009 vi que había una oferta de vuelo a Budapest, no pensaba en los baños termales, en el puente de las cadenas, o en la Ópera.. sino en comprarme una caja. Ahora tengo la maldición en casa y allá donde viva yo esa caja irá conmigo. ¿Húngara, eh?

HUNGRIA.jpg

 

REPÚBLICA CHECA: Un día a las carreras

La visita a República Checa la hicimos para la noche de fin de año de 2011 y nos quedamos en Praga 3 días. Uno de esos días hacía un frío horripilante, así que como teníamos bastante que visitar, intentábamos caminar rápido para ver más cosas y de paso entrar en calor. Pero llegó un punto, a eso de las 5 de la tarde, que ya no podíamos con el frío, por lo que para coger temperatura, decidimos montar en un tranvía. Lo que parecía algo sencillo fue un viaje a ninguna parte, así que nos bajamos en cualquier sitio y volvimos a coger el primer tranvía que pasó, sin ni siquiera plantearnos a dónde iba (sólo queríamos calefacción). Éste segundo nos dejó en una zona bastante oscura al otro lado del río, así que por tercera vez cogimos un tranvía aleatorio… Y como nos estaba pareciendo una actividad de lo más entretenida, la siguiente hora la dedicamos a probar las diferentes líneas de tranvía. ¡Viva el bono de transporte! (aunque en realidad ya no recuerdo si de verdad teníamos aquel pase…  ) Tras nuestro trabajo de campo, podemos confirmar que el tranvía en Praga funciona muy bien.  Y además, ayuda a entrar en calor, sobre todo si al bajar os tomáis un delicioso plato de goulash :)

PRAGA-30d30f30p.jpg

 

AUSTRIA: Los encantos de Klimt y Hundertwasser

Los últimos días de diciembre de 2011 los pasamos en Viena. Es una ciudad espectacular que rebosa belleza por todos lados.

Sin embargo, no tenemos historia divertida, ni tampoco triste (bueno, más bien tenemos una miserable de cuando hicimos couchsurfing en una casa en la que abrir la nevera daba miedo y los gatos deambulaban sin ton ni son por donde querían).

Hablamos de arte, de dos iconos del arte en Austria: Klimt y Hundertwasser. Porque ir a Viena tenía un cometido: emborracharnos de arte.

Klimt, el gran simbolista y Hundertwasser, un polifacético y controvertido artista. Como punto y final para esta explosiva combinación, un poco de la famosa Sacher Torte, que podréis probar en el Hotel Sacher, donde guardan la receta secreta y original de esta deliciosa tarta que os transportará al siglo pasado :)

AUSTRIA.jpg

 

MÁS RELATOS 30D30F30P:

Microrrelatos del Mediterráneo

Microrrelatos de los Balcanes

Francia: El café de Amélie

España: Recorrido alternativo por las calles de Córdoba

Portugal: El día que el viajero nunca olvida

Holanda: Nos sobran los molinos

Islandia: Lo mejor del viaje en 3 minutos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...