VIAJAR A HAWAII: Qué ver y hacer en Maui

En nuestro viaje a Hawaii de 17 días dedicamos 3 días completos a la isla de Maui. Bien es cierto que la isla da para mucho más y si dispones de tiempo, podrías invertir 5 días tranquilamente.

En cualquier caso, en este artículo trataremos de resumir las mejores actividades y todo lo que puedes ver y hacer en Maui acorde a nuestra experiencia y dividido por días.

En el mapa de abajo tienes marcados todos los puntos del itinerario que hicimos para que puedas seguir la ruta sin problemas, con las mejores playas, las ciudades más bonitas y el resto de paradas de interés y cosas que ver y hacer en Maui. O puedes ver el mapa ampliado haciendo click aquí.

8 hechos curiosos sobre Maui que tal vez desconocías

  • Maui tiene 150.000 habitantes.
  • Es la segunda isla más grande del archipiélago de Hawaii después de Hawaii (Big Island).
  • Es el tercer lugar más húmedo del planeta.
  • Tiene el volcán inactivo más grande del mundo.
  • Maui presenta microclimas que hacen que el tiempo cambie muy bruscamente en distancias muy cortas.
  • Las playas de Maui son muy famosas.
  • Si O’ahu es famosa por el surf, Maui es la capital mundial del windsurf.
  • Es uno de los destinos del mundo más caros para ir de vacaciones. El precio medio de una noche en un hotel ronda los 250USD. ¡No te preocupes, también hay lugares más asequibles!

Día 1: Qué ver y hacer en Maui: Playas y atardecer en Haleakala

Durante nuestra estancia en Maui estuvimos alojados en Kahului, un lugar muy bien situado como centro de operaciones para moverse a todos lados de la isla.

El primer día invertimos la mañana en la ruta de playas de la zona noroeste de Maui, aprovechando para visitar Mokuleia Bay y Honolua Bay, las dos en un emplazamiento con unas vistas increíbles a la isla de Molokai. La otra parte de la mañana la pasamos en la playa de arena dorada de Kaanapali. Que no te extrañe el entrar a la zona de resorts, ya que aunque sean éstos los que están a pie de playa, el acceso a la misma es público.

A la hora de comer nos marchamos a Lahaina, un pueblecito bastante turístico y con mucho ambientillo donde hay cafés y restaurantes para todos los gustos. Es otro sitio perfecto si necesitas hacer una parada para comprar algunos souvenirs.

Playa de Kaanapali

La tarde la dedicamos al ascenso al cráter de Haleakala, donde queríamos ver el famoso atardecer. El amanecer y el atardecer en el cráter son los momentos donde más gente se junta allá por lo que es conveniente ir con tiempo de sobra para conseguir lugar donde aparcar.

En la web del Parque Nacional tienes toda la información relativa a horarios y precios, pero para la subida del amanecer hay que reservar con bastante antelación, razón por la cual decidimos ir al atardecer… Además, la entrada (que se paga por vehículo, no por número de personas) da acceso al parque durante varios días, tanto desde esta zona del cráter como desde la parte éste pegada a la costa, en la zona de Kipahulu.

Carretera de subida a Haleakala

No puedo opinar del amanecer porque no lo vi, pero el atardecer fue un momento muy bonito, donde literalmente estábamos viendo ponerse el sol desde un lugar por encima de las nubes. Son esas cosas mágicas que regala Hawaii. Eso sí, es importante llevar ropa de abrigo ya que entre la altitud y el anochecer, la temperatura baja drásticamente en poco tiempo.

Si tienes tiempo y ganas de más, todo el Parque Nacional de Haleakala está lleno de rutas y senderos para recorrer largo y tendido.

Día 2: Qué ver y hacer en Maui: Road to Hana

La famosa Road to Hana es casi un mito tanto en Maui como en Hawaii en general. Lo cierto es que, a pesar de todo el comercio que hay montado en torno a esta carretera, recorrerla es una experiencia que merece muchísimo la pena. Eso sí, tienes que ir mentalizado para echar, como mínimo, 8 horas al volante, en las que, además, hay que ir con atención, pues la carretera está llena de curvas peligrosas.

Dicho esto, para el recorrido de la Road to Hana existen dos posibilidades: hacer el mismo camino de ida y vuelta (Kahului – Hana – Kahului) o bien hacer el círculo completo recorriendo la zona sur de la isla por debajo del cráter. Nosotros optamos por la segunda opción (la cual no es recomendable si no tienes un vehículo 4×4) y empezamos con esa parte sur a primera hora de la mañana. Lo cierto es que aunque la parte famosa sea la que discurre entre Kahului y Hana, la parte del sur, entre campos de lava y mucho menos transitada, me pareció simplemente fantástica.

Desde ahí se accede a la zona de Kipahulu (que pertenece al Parque Nacional de Kaleahala) y hay una ruta de senderismo bastante chula a las cascadas Makahiku y Waimoku, atravesando un bosque de bambú. Si planeas hacer este trekking lleva repelente de mosquitos, porque justo en esa zona están muy fieros. También hay una ruta más corta que lleva a las Seven Sacred Pools (en la actualidad cerradas al baño, pero muy bonitas para visitar).

Sacred Pools

Bosque de bambú

Desde ahí y hasta llegar a Hana hay diversas cascadas y playitas en las que puedes ir parando para hacer mini descansos.

Al llegar a Hana, por nada del mundo puedes perderte la Red Sand Beach (Kaihalulu), una playa de arena roja y aguas turquesas a la que se accede por un camino un tanto peculiar y que es preciosa.

Tras pasar Hana hay infinidad de lugares en los que hacer paradas, y muchos de ellos ni siquiera están indicados, así que lo mejor es que eches un vistazo en la web que hay de la carretera y decidas en cuáles de ellos quieres detenerte. Como referencia trendrás siempre el número de la milla en la que se encunetra el lugar de interés.

Por nuestra parte decidimos parar en el Wainapanapa State Park, donde hay una playa de arena negra (Black Beach) que es lo más. La mayoría de la gente sólo va a ella para sacar fotos, pero lo mejor es darse un baño porque el agua está calentita y las olas son muy top.

Al final del círculo se encuentra Paia, un pueblo con mucho encanto y un estilo muy desenfadado ideal para hacer una parada, cenar o tomar un zumo. Además, en la playa cercana es fácil ver a gente practicando windsurf, pues es una de las mejores zonas del mundo para este deporte.

Día 3: Qué ver y hacer en Maui: Snorkel en Molokini

El tour de snorkel a Molokini en Maui es una de las actividades más famosas de la isla y que hará feliz a cualquiera que le guste el mundo submarino.

Nosotros fuimos invitados a la actividad por la empresa Sail Trilogy. Hay más empresas que hacen este tour, pero lo cierto es que ésta es una de las que más renombre tiene, ya que los grupos son pequeños y la atención es estupenda.

En todo momento estuvieron atentos a nuestras necesidades (y las del resto de pasajeros, claro) y se esforzaron un montón en que todo el mundo tuviera súper claras las instrucciones de seguridad.

Además de parar en Molokini (el famoso islote-cráter) se hacen un par de paradas más a lo largo del día y las seis horas a bordo del barco se pasan volando. Los snacks y la comida estaban muy ricos, así que no tenemos queja de ningún tipo.

En Molokini hay que prestar mucha atención a la crema solar. Lo mejor es que te eches de la que te dan en el barco, libre de productos químicos nocivos para los peces y el coral, pues de seguir así, a ese precioso rincón no le queda mucho tiempo de vida, por desgracia.

Si te gustan el agua y el mundo submarino, el tour de Molokini es una de las mejores cosas que hay que hacer en Maui, eso seguro. Una actividad bonita, sana y muy divertida. Recomendadísima.

¡Si quieres seguir leyendo sobre Hawaii (O’ahu, Maui y Big Island), mejores cosas para ver y hacer y dónde dormir no te pierdas los otros artículos!

¿Necesitas más información?

Artículos sobre Hawaii
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...