RUTA DE 4 DÍAS POR EL NORTE DE PORTUGAL

A veces, tan sólo basta con una pequeña escapada para coger fuerzas, recuperar la sonrisa, divertirnos con nuestra gente y tener alguna anécdota que contar. Airearse por un país cercano no es complicado gracias a los precios competitivos que ofrecen las compañías de bajo coste. De hecho, a menudo maldigo a las low cost por tener esa capacidad de hacernos sentir culpables si dejamos escapar “ese” vuelo. Y así nos pasó a nosotros, encontramos de casualidad una oferta increíble con Ryanair y ya no supimos decir que no. Esta vez volamos a Oporto desde Barcelona y los protagonistas del viaje fuimos: Luca, Sergio, Rocío y yo (Clara).

EQUIPO VIAJERO

Sergio – Estudiante de traducción e interpretación, amigo de sus amigos, apasionado por el baile, los parques de atracciones y los viajes. “Algún día nos haremos una foto en las Petronas juntos”

Luca – Estudiante de traducción e interpretación, divertido, cocinitas, amante de la fotografía y la enseñanza de lenguas.
“Dubai y otras ciudades están pendiente en nuestra lista de viajes”

Rocío – Estudiante de traducción e interpretación, singular, amante de la moda y la filosofía, la ropa de segunda mano y el toque de glamour de todos nuestros viajes. En 2 días me enseñó el mejor Paris.

Clara – Estudiante de traducción e interpretación, bromista, adicta a los viajes, curiosa, deportista y un culo inquieto. Próximo proyecto: Internship en Indonesia

RUTA

Día 1: Oporto

Día 2: Oporto y Vilanova de Gaia

Día 3: Guimarães y Braga (en coche)

Día 4: Aveiro y vuelta al aeropuerto (en coche)

DÍAS 1 Y 2

El primer día llegamos a Oporto a media mañana y nos instalamos en el Oporto City Hostel. Es un hostal muy recomendable, barato y además, está situado muy céntrico, a 3 calles de la estación de Trindade y a 12 minutos a pie de la zona de pubs y de fiesta. En el mismo hostal nos propusieron seguir una visita guiada de la ciudad de manera gratuita.

Si quieres reservar alojamiento en Oporto puedes hacerlo pinchando aquí a través de Booking.

Nos gusta la idea de explorar y callejear por nuestra cuenta, pero recomendamos esta visita de 3 horas de duración de la mano de un simpático joven local que se mostraba orgulloso de su ciudad. Aparte de llevarnos a todos los monumentos, plazas y puntos de interés, destacamos que Marcus (este guía) tuvo el detalle de invitarnos a beber una botella de vino de Oporto en un mirador con vistas al Duero, los coloridos tejados, Vilanova de Gaia y sus bodegas.

 

Porto12.jpg

 Porto13.jpg

 Porto14.jpg

Dos días en Oporto nos dieron para mucho: pudimos pasear por la calle comercial Santa Catarina, comer a 4 euros (Restaurante Lameiras), dar una vuelta por el Mercado de Bolhao, fotografiar las callejuelas antiguas, visitar la preciosa librería Lello, salir de fiesta y un largo etcétera. Pudimos hasta tomar un carísimo té en el Café Majestic, que no tiene nada especial y, además, a nosotros nos van más las pastitas y cafés a 0,65 en las cafeterías típicas).

 

Porto11.jpg

 Porto6.jpg

 Porto10.jpg

 Porto5.jpg

 Porto8.jpg

 Porto7.jpg

 Porto15.jpg

Para visitar Guimarães, que es la antigua capital de Portugal, alquilamos un coche el tercer día. En Guimarães llovió y hacía mucho frío, aunque dimos una vuelta por el centro histórico, comimos y entramos al castillo. Braga la visitamos esa misma tarde dando un paseo tranquilo y seguimos nuestra ruta hacia el alojamiento que teníamos reservado cerca de un pueblo de costa llamado Aveiro.



Booking.com

 

Porto3.jpg

Porto4.jpg

La noche de los gritos II

Efectivamente, es la segunda vez que vivo una noche de pánico y gritos (la primera tuvo lugar en Bali). Si seguís el blog ya conoceréis la de Indonesia (link). En esta ocasión ocurrió en un hotel un poco dejado de la mano de Dios, la Quinta do Edén. Reservamos en este lugar una suite a muy buen precio para. Al entrar encontramos 2 habitaciones unidas por una puerta de vidrio opaco y mientras curioseábamos la habitación más pequeña, uno de nosotros abrió una puerta, encontró un desván oscuro y no sólo eso, también agujeros en la pared que daban a ese tenebroso desván.

No nos gustó especialmente la idea de tener “eso” allí, por lo que decidimos trasladar todas las camas a una misma habitación y dormimos juntos. Ajustamos bien la puerta, pero aun así…a las 3 de la madrugada Sergio se removió y creemos que se cayó de la cama. Luca, alborotado, a su lado, lo rescató del suelo y empezó a chillar sin saber qué pasaba. Pocos segundos después, contagiada, me uní a los gritos sin entender nada. Encendimos la luz de inmediato, pero como nos imaginábamos siluetas y oíamos ruidos extraños Rocío propuso encender la TV para que pudiéramos distraernos. Seguíamos obsesionados con el desván y nos era imposible no asociar la pesadilla de Sergio con el desván. Incluso el nombre del hotel nos parecía una coincidencia (éramos cuatro y la Quinta era la que podía estar en allí). Aunque realmente no había nadie, no dejamos de mirar hacia la puerta que daba a la habitación “maldita” y no hubo manera de volvernos a dormir. Es increíble como algunas situaciones manipulan nuestra mente.

Al día siguiente, sin apenas dormir desayunamos, nos fuimos cuanto antes de aquel hotel y nos dirigimos hacia Aveiro, un pueblo de costa al que por sus canales llaman “la Venecia de Portugal”. Aveiro no nos gustó demasiado, aunque nos pareció interesante  la cantidad y variedad de azulejos de las casas. Lo mejor que pudimos hacer fue ir a la playa, comer y pasear poniendo fin a un viaje completísimo y lleno de aventuras.

 

Porto1.jpg

Porto2.jpg

Presupuesto: 190 € por persona

Vuelo: 26 euros (ida y vuelta)

Alojamiento: Oporto City Hostel (11 euros/noche) Hotel Quinta do Eden (16euros/noche)

Alquiler de coche con Hertz: 104 euros/coche (dos días enteros)

Peajes y gasolina: 18 euros

Comida, fiesta y extras: 82 euros

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...