Los mejores destinos de Cataluña

Cataluña se ha convertido en el principal reclamo turístico de España. En 2017, 18 millones de visitantes extranjeros aterrizaron en tierras catalanas y la tónica para este año sigue la misma línea. El efecto imán de Barcelona tiene mucho que ver en esta afluencia de viajeros, pero el resto del territorio catalán también atrapa. Esta comunidad mediterránea, de 7,5 millones de habitantes, reúne en pocos kilómetros  todo lo que se pueda desear: mar, montañas, lagos, historia, arquitectura, modernidad, gastronomía… Como dicen los catalanes, “no ens falta de res”  (no nos falta de nada),  y es verdad.

La lista de atractivos de Cataluña es enorme. Al margen de la singularidad de ciudades como Barcelona, Girona o Tarragona, cualquier rincón de la comunidad esconde algún paraje digno de visitar  Pero vamos a centrarnos en algunos de los puntos más representativos de su geografía, y lo haremos empezando por el norte.

Pirineos catalanes

La cordillera pirenainica, en su vertiente catalana, es un punto de cita ineludible para los amantes de la alta montaña. Allí se concentran 7 espacios naturales protegidos y 10 estaciones de esquí, entre las que destaca Baqueria Beret, en la comarca del Valle de Arán. Baqueira es la mayor estación de esquí de España, con más de 100 km de pistas y un desnivel de 1010 metros. La temporada de esquí en Baqueira Beret empieza el 1 de diciembre, pero tanto en invierno como en verano la zona merece una visita.

Junto a la estación se encuentran parajes y pueblos de alta montaña de una belleza espectacular, con casas de piedra y tejados de pizarra. Casi todos cuentan con una iglesia románica, muy representativa de la zona. Pero la mayor concentración del románico catalán se localiza en La Vall de Boí muy cerca del Parque Natural de Aigüestortes y Lago de San Mauricio.

El conjunto románico de la Vall de Boí ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Son estructuras del siglo XI al XIII en muy buen estado de conservación, que albergaban pinturas murales de gran valor histórico. Algunas de ellas, como el famoso Pantocrator, se conservan en el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC), ubicado en Barcelona.

Costa Brava

En el noreste de Cataluña, tocando con Francia, se encuentran la Costa Brava, una franja litoral escarpada en la que se localizan las playas y calas más bellas del territorio. Esta zona costera, perteneciente a la provincia de Girona, está plagada de pequeñas poblaciones marineras que, pese al turismo, todavía conservan su encanto e idiosincrasia particular.

Una de las más bellas es Cadaqués, un pueblecito pintoresco con casas encaladas que enamoró a Salvador Dalí y que atrapa nada más llegar. Allí, concretamente en la Bahía de Portlligat, se encuentra la Casa Museo del pintor y siguiendo la carretera más arriba se llega al Parque Natural del Cap de Creus, un paraje rocoso impactante marcado por los vientos de la Tramuntana.

ℹ️Aquí puedes leer más sobre lo mejor de la Costa Brava 

Girona y Besalú

Sin salir de la provincia de Girona no toparemos con dos lugares que no podemos dejar de visitar y uno de ellos es la propia capital. La ciudad de Girona, bañada por el río Ter, es conocida como la Florencia catalana. Lo cierto es que los puentes sobre el río y las paredes de las casas adyacentes pintadas de colores ocres recuerdan mucho a la capital Toscana. El conjunto de la catedral y los edificios del casco antiguo merecen un paseo. Es un lugar encantador lleno de locales de restauración y pequeñas plazas.

El otro punto ineludible es Besalú, un núcleo medieval perfectamente conservado. El famoso puente de piedra de Besalú es uno de los lugares más fotografiados de Cataluña. Pasear por sus calles empedradas es como volver a la Edad Media.

ℹ️Aquí puedes leer más sobre la zona de Girona 

Montaña de Montserrat

En el interior de Cataluña, a tan solo 50 km de Barcelona, se levanta el macizo de Montserrat, un lugar pleno de magnetismo que sorprende por sus estructuras y picos redondeados. La montaña es uno de los enclaves preferidos de los aficionados a la escalada, pero también es un punto de marcada espiritualidad. Allí se encuentra el Monasterio de Montserrat con su famosa Moreneta, la patrona de Cataluña.

El monasterio es un lugar de peregrinaje en cualquier época del año. Si decidís visitar a la virgen, intentad que coincida con el mediodía. A la una de la tarde, los jóvenes cantores de la Escolania de Montserrat interpretan cada día el célebre Virolai, el himmo dedicado a la Verge de Monterrat. Es un momento mágico absolutamente recomendable.

ℹ️Aquí puedes leer más sobre actividades que hacer cerca de Barcelona

Sitges

A unos 40 kilómetros de Barcelona, siguiendo la línea de la costa en dirección sur, nos encontramos con otra de las poblaciones más bellas de Catalunya. Se trata de Sitges, una villa marinera con casas blancas que se ha convertido en destino predilecto para el colectivo LGTB. El pueblo, dominado por la Iglesia de Sant Bartolomé, alberga un destacado un patrimonio modernista y es sede del famoso Festival Internacional de Sitges, dedicado al cine fantástico y de terror.

Más hacia sur se encuentran otros dos puntos de visitada recomendada. Uno de ellos es la ciudad de Tarragona, marcada por su pasado romano, y otro el Delta del Ebre, un paraje natural de alto valor ecológico.

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...