RUEDA: LAS MEJORES EXPERIENCIAS DE ENOTURISMO

* Post escrito por Josiño y Patri, amigos y colaboradores de Una idea, un viaje

¿Cuántas veces hemos hecho viajes por autovía viendo salidas y salidas con nombres de pueblos preguntándonos cómo serían?

Este mes de septiembre Patri y yo tomamos la salida 172 – Rueda Norte de la A-6 listos para vivir una experiencia única de enoturismo en la Denominación de Origen Rueda. Nos esperaba un fin de semana de olores y sabores que no queríamos dejar de contaros. Y sobre todo vivir una de sus épocas del año más características: La vendimia.

La D.O. Rueda especializada en vinos blancos nace como tal en 1980, pero la tradición vinícola de esta zona de la meseta española data ya de la Edad Media, siendo el vino de la corte en la época de los Reyes Católicos.

En la cuenca del Río Duero, a 20 minutos del centro de Valladolid y 1 hora y media del centro de Madrid, uno puede deleitarse con los extensos viñedos que pueblan esta parte de la meseta.

Si hay una variedad de uva que marca el carácter de sus vinos, ésa es la uva verdejo. Esta variedad da al vino blanco matices de hierba de monte bajo, con toques afrutados y una excelente acidez que una vez que lo pruebas te invita a seguir degustándolo.  

De las 69 bodegas de Rueda, nosotros visitamos 4 para vivir un fin de semana de enoturismo en toda regla y presenciar in situ la famosa vendimia nocturna de esta zona hasta pasadas las dos de la mañana.

Os estaréis preguntando por qué vendimian por la noche. Pues bien, esta misma inquietud la teníamos Patri y yo cuando nos decían que íbamos a ir a ver la vendimia nocturna.  

La vendimia es nocturna debido a las bajas temperaturas que hay de noche en esta zona y que hacen que el proceso de oxidación de la uva sea más lento. Fijaos en una manzana cuando las estáis comiendo, que se pone amarilla o marrón. Eso es la oxidación de la fruta. Pues esto mismo le pasa a la uva Verdejo, que se oxida con bastante rapidez.

Y con la vendimia nocturna consiguen que este proceso se ralentice y mantienen todas las cualidades de la uva hasta que llega a la bodega, donde se someterá a todo el proceso de elaboración. 

La vendimia nocturna la pudimos experimentar gracias a la Bodega de Marqués de Riscal y su enólogo, en todo momento presente con nosotros explicándonos todo el proceso, desde la recogida de la uva en el viñedo hasta la bodega. ¡Una experiencia única! Eso sí, llevad ropa de abrigo y no os confiéis como nosotros, que casi nos quedamos tiesos allí. Que estamos en la meseta por la noche, y como bien dicen las madres… ¡Lleva chaqueta, que luego refresca!

Decir que la mayoría de la bodegas de la D.O. Rueda admiten reservas para visitas y catas. Si tenéis oportunidad, es un planazo de fin de semana para hacer con amigos y experimentar el enoturismo en un entorno inmejorable. ¡Salud!

Sobre el pequeño y encantador pueblo de Rueda

Lo primero que nos llamo la atención de Rueda fue la arquitectura castellana que tiene el pueblo. Ese ladrillo anaranjado que tanto lo caracteriza. Nos pareció un pueblo con mucho encanto, y por supuesto, lleno de historia. De esos pueblos que merecen un buen paseo por sus calles.

Fue bajarnos del coche y oler a vendimia. Toda ráfaga de viento traía ese olor característico del olor a uva. Esto ya nos hacía presagiar el buen fin de semana que íbamos a pasar. Estábamos listos para vivir algunas de las mejores experiencias de enoturismo en Rueda. ¿Nos acompañas?

1- Experiencias de enoturismo en Rueda: Grupo Valdecuevas

La bodega del Grupo Valdecuevas es una bodega moderna y se encuentra situada en medio de sus viñedos, unos viñedos extensísimos. No veas lo bonito que era el paisaje de la meseta con las viñas que se alejaban en el horizonte. Parecíamos Keanu Reeves y Aitana Sanchez-Gión en Un Paseo entre las Nubes! ;)

Nos enseñaron las instalaciones y nos prepararon una cata de sus vinos en una sala abierta totalmente al viñedo, donde mientras saboreabas los vinos blancos, tu vista no dejaba de ver los extensos viñedos.

Una de las cosas que más nos gustó fueron las explicaciones y la experiencia de Mª Carmen y Cristina. Nos divertimos muchísimo adivinando los olores y sabores de los vinos.

Además, ofrecen visitas de todo tipo, con actividades que van desde las experiencias enológicas a las visitas especialmente dedicadas a familias. Y como bien dicen Carmen y Cristina, lo bueno de la bodega es que cada visita es diferente, pues cada época del año tiene su magia y cada visitante, sus curiosidades.

2- Experiencias de enoturismo en Rueda: Finca Montepedroso

Menuda sorpresa nos tenían preparada en esta bodega. Un asado impresionante que combinando con sus fabulosos vinos hizo de la visita a esta bodega una experiencia de enoturismo inolvidable

La bodega de Finca Montepredoso es también muy moderna y se encuentre en una colina desde donde se ve todo el pueblo de Rueda y toda la extensión de viñedos.

3- Experiencias de enoturismo en Rueda: Bodegas Menade

Bodegas Menade es una bodega peculiar porque se trata de la única bodega 100% de producción ecológica de la Denominación de Origen de Rueda. 

Desde el principio de la visita nos intentaron inculcar su seña de identidad: el amor por el vino y la naturaleza. Una de la cosas que más nos llamó la atención es que todo el amplio viñedo estaba lleno de hoteles para bichos.

¿Hoteles para bichos? ¡Pues sí! Se trata de zonas dentro del viñedo con flora autóctona donde habitan insectos y animales. Todos estos hoteles tienen una explicación: Les ayudan a prevenir futuras plagas que se puedan producir o a detectar enfermedades que puedan afectar a la vid.

Además de los hoteles, también estaban probando los árboles móviles. ¿Árboles móviles? Estos árboles están plantados en maceteros que se pueden mover por todo el viñedo. De este modo, ayudan a que las aves aniden en ellos y así alimentarse de insectos del viñedo. El ciclo de la vida.

Una de las mejores partes de la experiencia de enoturismo en esta bodega es escuchar de viva voz todas historias que con tanto entusiasmo cuentan sobre la producción y el cuidado del entorno.

4- Experiencias de enoturismo en Rueda: Bodega Campo Eliseo

La Bodega Campo Eliseo se encuentra situada en medio del pequeño pueblo de La Seca.

La bodega está construida en una antigua casa del pueblo. Totalmente restaurada y reconstruida, hace de esta visita un paseo por el pasado. La casa cuenta con una antigua bodega situada a 12 metros bajo tierra que hará las delicias de todo aquel que las visite.

Esta bodega es un proyecto del afamado  productor de vino francés François Lurton y que quiso con conservar la esencia de la región de Rueda.

Como no, probamos sus maravillosos vinos acompañados de una deliciosa tortilla, marca de la cocinera de la casa.

Dónde dormir en Rueda: Hotel Vincci Frontaura en Valladolid

El lugar escogido para dormir fue el hotel Vincci Frontaura, del grupo Vincci Hoteles. Lo que más nos gustó de este hotel fue el desayuno, muy variado y rico, y la comodidad de la cama. Nos llamó mucho la atención que tuviesen… ¡carta de almohadas! Aunque estábamos tan cansados que no nos dio tiempo a elegir ninguna…

Este hotel nos permitía salir rápido de la ciudad para poder visitar la bodegas en Rueda sin tener que meternos en el centro de Valladolid.

Aparte de esto, el hotel dispone de piscina y servicio de spa, para quien quiera relajarse.

Dónde comer en Rueda y alrededores: Los mejores restaurantes

Y si estamos hablando de las mejores experiencias de enoturismo en Rueda, ¿qué mejor que acompañarlas con caprichos gastronómicos por todo lo alto?

Como lugar para cenar, recomendamos el restaurante Gabi García en Valladolid. Gabi es una persona alegre y un anfitrión excelente, que transmite su pasión por la cocina y el amor que le tiene a su restaurante.

El restaurante es pequeño, con sitio para unos 30 comensales, lo cual lo hace muy acojedor, pero conviene reservar si planeais ir en grupo. Es un sitio perfecto para charlar con amigos y acompañar unos buenos platos con unos buenos vinos.

Para comer el domingo, recomendamos acercarse al pueblo de Matapozuelos. El camino no es largo y el paisaje entre viñedos es muy bonito.

Allí se encuentra La botica de Matapozuelos, un restaurante regentado por 2 hermanos (Alberto y Miguel Ángel) y su padre (Teodoro) que cuenta con una Estrella Michelín.

Fue toda una experiencia gastronómica de productos de la región siempre acompañados de los inmejorables vinos de la D.O. Rueda.

¿Mi plato preferido? ¡El postre! Un delicioso helado de piñón que estaba exquisito.  Aunque todos los platos eran una maravilla para el gusto y también para la vista, pues la simple presentación ya les hacía parecer obras de arte.

Si tú también eres de los que disfruta del enoturismo, te animamos a visitar Rueda, sea o no época de vendimia, y dejarte seducir por los sabores de sus vinos y la pasión que en ellos se transmite. ¡De las mejores experiencias!

 

NOTA: Este artículo es fruto de una experiencia que nos invitó a vivir D.O. Rueda, pero las opiniones son propias y no han sido coaccionadas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...