Era el último día de nuestra #aventuraEnFrancia y empezaba con sol, así que, de entrada, nada podía detenernos.

VISITA A SÈTE

Nos levantamos temprano, como siempre, y emprendimos la ruta de vuelta a Barcelona desde Montpellier. Lo primero que hicimos fue parar en Sète. El pueblo es bullicioso y sus calles estrechas nos cautivaron. Sin embargo, lo mejor de Sète son las vistas desde Mont Saint Clair y Pierres Blanches. Desde el primero se ve el pueblo con sus canales y Crique de l’Angle. Desde el segundo, más espectacular, a la izquierda el Mediterráneo y a la derecha el Éthang de Thau, separados por una lengua de tierra. Si además coincide que hace sol, como en nuestro caso, no se puede pedir más :)

Vistas desde Mont Saint Clair

 

Vistas desde Pierres Blanches

 

 

VISITA DEL CANAL DU MIDI

La siguiente parada la hicimos en el Canal du Midi, cerca de Beziers. Este canal, pensado para ser una vía navegable entre las dos costas del país, allá por el siglo XVII, no deja de cautivar a uno cuando lo ve y nos imaginamos a nosotros mismos recorriendo en barco una parte en algún momento futuro.

 

 

VISITA A CARCASSONNE

Dejándolo atrás, nos dirigimos hacia Carcassonne. Y toda la suerte que nos había acompañado en el viaje, empezó a esfumarse. De repente, se había nublado y hacía frío. La verdad es que la ciudad da para un día entero, pero nosotros sólo pudimos dedicarle un par de horas, puesto que teníamos que llegar a Barcelona antes de cenar. Disfrutamos paseando por la zona medieval, descubriendo sus rincones y comiendo unas ricas crêpes. Además, MOMENTO GEEK: quien ha jugado tantas partidas como yo al juego de Carcassonne, no puede dejar de imaginarse cerrando ciudades, abadías o contando puntos de campo mientras da una vuelta por la ciudad :D

 

VISITA A LAGRASSE

Despues de comer en Carcassonne, seguimos rumbo a Lagrasse. Lagrasse es un pequeño pero fantástico pueblo medieval. Sus estrechas calles, impecables, y el sendero al lado del río invitan a uno a darse un paseo y cruzar el puente hacia la abadía que se encuentra en la otra orilla. Como otros monumentos, la Abadía estaba cerrada en el mes de Enero, así que no pudimos visitarla. Es una propiedad compartida entre una familia y la iglesia, con lo cual hay que pagar dos entradas por separado para visitar la parte correspondiente a cada propietario.

 

LOS CASTILLOS CÁTAROS

Llegado a este punto eran las 4 y media de la tarde y yo todavía tenía en mente visitar dos o tres castillos cátaros. ¡Mis estimaciones optimistas y yo! Lo peor de todo es que antes de salir, había hecho la estimación de distancias en googlemaps y… ¡no parecía tan lejos! Lo que no había revisado era el relieve. Porque, horror, nos metimos en el país de los cátaros y atrapados entre sinuosas carreteras de montañas, por poco no podemos salir.

Conseguimos visualizar Termes, el primero de los castillos objetivo, medio derruido coronando un pequeñísimo pueblo con el mismo nombre. Habíamos ido hasta allí a toda prisa, con expectativas de verlo antes de que se hiciese de noche. Pero las prisas no son buenas consejeras y con tanto correr, al llegar a Termes, nos quedaba gasolina sólo para 40 Km. Los pueblos en esa zona estaban muy separados entre sí y no sabíamos si íbamos a llegar a alguno que tuviese gasolinera. El GPS nos enviaba casi de vuelta a Carcassonne y la gasolina no iba a llegar… Al final, después de un rato esperando a que alguien en el pueblo saliese a la calle, encontramos a una mujer que nos indicó hacia donde seguir para encontrar una “gasolinera”, que al final resulto ser un simple surtidor en un pueblo en dirección contraria a la que teníamos que ir, aún más metido entre montañas y a precio de oro. Pero no nos quedaba otro remedio…

Después de echar gasolina sólo pensábamos en salir como fuera del país cátaro, donde nos había caído la maldición. Subíamos y bajábamos montañas por carreteras serpenteantes, una y otra vez, una y otra vez… Así durante más de 3 horas hasta que por fin vimos la luz. La luz de Perpignan, allí en la lejanía, desde el alto de la montaña. ¡¡tierra a la vistaaaaa…!!

El consejo del día: ” Y recordad,chicos,  echad gasolina antes de meteros en territorio cátaro :D”


RUTA REALIZADA

– Día 1:  Barcelona – Perpignan – Salses Le Chateau – Montpellier

 Día 2: Montpellier

– Día 3: Aigues Mortes. Parque natural de Camargue. Arles

– Día 4: Mañana: Saint Remy de Provence

            Tarde:  Lacoste. Roussillon. Avignon

– Día 5: Estás en este artículo


RELATOS DE OTROS VIAJEROS QUE ESTUVIERON EN CARCASSONNE: #POSTAMIGO

Ruta por los países cátaros (día 1), Callejeando por el Mundo

RELATOS DE OTROS VIAJEROS QUE ESTUVIERON EN LAGRASSE: #POSTAMIGO

Ruta por los países cátaros, Callejeando por el Mundo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...