Hamburgo: las mejores actividades de aventura y adrenalina

Seguramente, si nunca has estado en Hamburgo, este título te choque bastante, ya que, cuando uno piensa en aventura y adrenalina, se imagina escenas como un tototerreno de Land Rover a toda velocidad levantando polvo por unas dunas, o atravesando una espesa selva camino de esa paradisíaca cascada que se ve al fondo o cabalgando las olas haciendo surf en alguna de esas fantásticas playas del mundo.

Sin embargo, cuando uno piensa en Hamburgo, ve una ciudad con bonitos edificios, con su verde (porque hablamos de Alemania, claro), sus tiendas, sus restaurantes y, si sabes lo suficiente de esta ciudad, su enorme puerto. Es decir, podemos imaginar el ocio, pero…¿dónde está aquí la aventura?, ¿y la adrenalina?

Pues te alegrará saber que Hamburgo es una de esas ciudades del mundo que tiene para todos los gustos, y aquí te vamos a contar algunas de las experiencias y actividades de aventura que puedes vivir above and beyond –en y más allá– de ella. ¿Nos acompañas?

 

Hamburg, meine Perle: Curiosidades sobre la ciudad

Corría el año 2005-2006 cuando viví mis primeras experiencias por esta ciudad y sus alrededores, a la que fui en busca de práctica del alemán y de aumentar mi haber de vivencias en Alemania. Y, tras un año allí, me fui con la frase que todo hamburgués repite con orgullo “Hamburgo, mi perla, mi tesoro” tatuada en el corazón.

Para abrir boca y despertar tu interés, aquí tienes una serie de datos y curiosidades sobre Hamburgo:

  • Sus cientos de canales y más de 2.500 puentes que los cruzan: Hamburgo no tiene nada que envidiar a Venecia o Ámsterdam en este sentido, ya que es la ciudad con más canales y puentes del mundo. Es fácil atravesar más de uno simplemente dando una vuelta por el centro.
  • Su hermoso río Elba, cuyo caudal se ensancha a la altura de Hamburgo para finalmente desembocar en el mar del Norte, que está a tan solo unos kilómetros. En algunos tramos de la ciudad es tan amplio, que da la sensación de ser un mar, porque además cuenta con numerosas playas a lo largo de la ciudad.
  • Su enorme puerto, que alberga tanta vida, que cada año celebra su cumpleaños en el Hafengeburtstag, vistiéndose de gala con sus luces, sus escenarios de conciertos y sus pintorescos puestos de comida al más tradicional estilo germano. Y siempre acompañado de grandes multitudes que lo convierten en toda una fiesta.
  • Sus infinitos espacios verdes, que contrarrestan el estrés que caracteriza a las ciudades. Y es que Hamburgo ha sido declarada Capital Verde Europea y con razón, pues los pulmones verdes de la ciudad abundan en igual número al de edificios e infraestructuras creados por el humano. Uno puede caminar estresado hacia al trabajo y, teniendo que atravesar alguno de sus enormes parques y/o canales por el camino, olvidar por un momento el estrés.

Pero, lo que hoy me trae aquí son, más bien, sus opciones de adrenalina y aventura, que en este escenario, pueden hacer que tú también quieras que Hamburgo sea “tu perla”.

 

Above Hamburg: Adrenalina y aventura en Hamburgo I

Volvemos al Elba y al Puerto de Hamburgo, cuya inmensidad nos da espacio suficiente para multitud de actividades que te harán liberar adrenalina a raudales.

¿Sabías que…

    • …el puerto de Hamburgo puede visitarse a toda velocidad sobre el Elba montado en una lancha o speedboat? Así, además de maravillarte con las vistas de los barcos de contenedores, las grúas, los viejos edificios portuarios o, incluso la noria de la Hamburger Dom –un mini parque de atracciones que montan y desmontan varias veces al año en la peculiar zona de Sankt Pauli–, tendrás esa sensación de cosquilleo en la barriga que produce la adrenalina que libera la velocidad.
    • …puedes escalar cual pirata alguno de los tres mástiles del barco museo Rickmer Rickmers? Si lo que te gusta es observar desde las alturas y no tienes vértigo, podrás trepar, equipado con todos los elementos de seguridad necesarios, los 35 metros de altura que separan el río Elba de su plataforma más alta.
    • …puedes hacer bungee jumping desde una grúa situada a 50 metros de altura sobre el Puerto de Hamburgo?

 

Y, además de todo esto, si lo tuyo es navegar –o incluso planear– por el agua, y te gustan los catamaranes, la Extreme Sale Series te encantaráDesde que el evento fuera establecido en 2007, estos circuitos de competición diseñados para ofrecer una experiencia única a los espectadores van cambiando de año en año y de acto en acto, desarrollándose en localizaciones únicas a lo largo y ancho del continente, y mostrando la última tecnología en este ámbito.

Y, además de poder ver las carreras como espectador, este evento, que atrae a algunos de los navegantes de élite mundiales, te da la oportunidad de vivir una carrera en primera mano a bordo de los catamaranes y codo a codo con el equipo que lo navega.

Entre el 10 y el 13 de agosto se celebraba en Hamburgo el 5.º acto de este emocionante evento de carreras de catamaranes “voladores” GC32, al que acudí de la mano de Land Rover, patrocinador oficial del evento. 

Land Rover es uno de los pocos fabricantes de automóviles que transfiere su innovación tecnológica al deporte, concretamente contribuyendo al desarrollo del catamarán con el que compite su equipo –el Land Rover BAR–, en la Copa América, y respaldando al joven equipo de navegantes británicos, el Land Rover BAR Academy, que compite en la Extreme Sailing Series.

Si, cuando vivía en Hamburgo, alguien me hubiera dicho que algún día volvería para contarlo y que volaría por el Elba en un catamarán, le hubiera dado una palmadita en el hombro diciendo “sí hombre, sí”.

Y, con esa sensación de incredulidad entras a la Race Village, situada en pleno puerto de Hamburgo, comienzas a ver catamaranes surcando el río a toda vela y, equipada de los pies a la cabeza, te conducen hacia la lancha que te lleva al catamarán…y, entonces ¡se hace realidad! Estoy sentada sobre la red que compone el “suelo” del catamarán, lo único que te separa del agua, que está a tan solo unos centímetros, rodeada de un montón de cuerdas que no puedes tocar si no quieres liársela al equipo de vela que te hará volar, el Land Rover BAR Academy.

El “baile” comienza, los miembros del equipo corren de acá para allá sobre la red del barco, plegando y desplegando velas en su frenética danza con el viento y, gracias a que por fin hay suficiente viento –además de sol, algo que nunca está garantizado en Hamburgo– ¡empezamos a planear!  La primera vez es confuso, el barco se mueve tan rápido que no sabes si vuelas o navegas, pero, al ver la inclinación del barco y a los del equipo haciendo contrapeso para no volcar, ahí te das cuenta, estás volando –o técnicamente foiling, es decir, navegar sobre los foils o sustentadores, que elevan el catamarán para ganar velocidad–.

Y, entre toda esta mezcla de adrenalina, confusión y frenetismo, un ruido, casi un canto, este ruido:

Y así, medio hipnotizada y sin querer que acabe, vuelves a poner los pies en la tierra y se completa la experiencia premium en la villa. Después de una descarga de adrenalina no viene nada mal tomar algo fresco y dejarte deleitar con la abundante y rica comida que sirven en la villa ☺

Y, de postre, ¡comienzan las carreras! Y son más emocionantes de lo que creía. Los catamaranes se mueven tan rápido como el propio viento y, prácticamente hasta llegar a la meta, nada está decidido. Los primeros puestos cambian constantemente, el viento sorprende a un equipo a cada momento y, en cuestión de unos pocos minutos –las carreras duran muy poco y se celebran 6 al día– la suerte está echada. No pierdo de vista al equipo de Land Rover que nos ha enseñado lo que es volar, que finalmente quedó quinto en la clasificación general. ¡Buen trabajo chicos!

 

Beyond Hamburg: Adrenalina y aventura en Hamburgo I

Por si no fuera poco con la adrenalina de planear sobre el agua, también cabe la posibilidad de descubrir y vivir aventuras más allá de la ciudad, dada su privilegiada situación cercana a dos mares, el del Norte y el Báltico. Los paisajes y la orografía de ambas zonas son de lo más pintorescos, con ese aire nórdico, ese verde que llega prácticamente a la orilla del mar y sus pequeñas islas.

Y qué mejor forma de descubrirlo que conduciendo un Land Rover Discovery, emblemático modelo de la marca ligado de por vida a la aventura.

Entrar, arrancar y sentir toda la fuerza de propulsión de este 4×4 incluso a bajas revoluciones. Esto promete. Este “tanque” es muy fácil y agradable de conducir, responde muy bien en autopista y, gracias a los tramos sin límite de velocidad, compruebo su estabilidad y aplomo más allá de los 120 km/h. Emocionante.

Llegamos a nuestro destino, Heiligenhafen, un encantador pueblo que aúna, como solo los alemanes saben hacerlo, unas modernas infraestructuras turísticas, con una naturaleza bella y respetada, pues las construcciones no superan ciertas alturas para no “contaminar” el paisaje.

Y esta naturaleza, o más bien sus pistas de tierra, son perfectas para probar las propiedades todoterreno del Discovery, así que cambio al modo de conducción offroad, acelero y recorro las marismas sintiendo que nada puede parar a este coche, ni los baches, ni la arena ni la lluvia.

Las playas cercanas a las marismas combinan multitud de colores y, aunque el cielo esté gris, los ojos se inundan de los verdes de la vegetación que la rodea, el blanco de la arena, los azules del agua y el Discovery con el que los descubrimos, añade el toque cobrizo.

 

Toda una aventura como colofón de esta experiencia que demuestra que Hamburgo y sus alrededores albergan todo el espacio necesario para descargar toda la adrenalina que quieras, el límite está en la imaginación. ¡Vamos de aventura!

 

[NOTA] Aunque fui invitada por Land Rover a vivir esta experiencia adrenalínica, todas las opiniones vertidas en este artículo son mías y no han sido coaccionadas.

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...