DÍA 1: De Santiago de Compostela a Berlín

Como toda buena historia, la nuestra empezó mal. Este era el planning original del primer día:

– Salida de Santiago a las 22:00 h

– Llegada a Oporto a las 24:00 h

– Dormir en el coche hasta las 05:00 h

– Avión de Ryanair a Dortmund a las 07:00 h

– Llegada a Dortmund a las 09:00 y de allí, donde nos esperaba nuestro amigo Alberto, ir en coche hasta Berlín. Hora de llegada aproximada: 14:00 h

– Tarde por Berlín

Como toda buena historia… Todo cambió y esto fue lo que realmente sucedió:

– Salida de Santiago a las 22:00 h –> objetivo cumplido

– Llegada a Oporto a las 24:00 h –> objetivo cumplido

– Dormir en el coche hasta las 05:00 h –> objetivo cumplido

– Avión de Ryanair a Dortmund a las 07:00 h  –> subimos al avión. Esperamos como media hora y nos dijeron que había un problema con una pieza, que habían intentado repararla pero que no era posible, así que teníamos que esperar a que viniese un ingeniero desde Madrid (parece ser que en Portugal no hay ingenieros…) y que el vuelo se retrasaba hasta nuevo aviso. Ante las quejas, nos dieron un vale de 5€ (lo cual hay que agradecer viniendo de quien venía) y seguimos esperando y esperando. Avisamos a Alberto de que nos retrasaríamos… y finalmente, a las 11:30 de la mañana, salimos.

 

Berlin00001.jpg

– Llegada a Dortmund a las 09:00 y de allí, donde nos esperaba nuestro amigo Alberto, ir en coche hasta Berlín. Hora de llegada aproximada: 14:00 h –> En lugar de llegar a las 09:00, llegamos a las 14:30. Como al día siguiente era festivo en Alemania, nos comimos unos atascos de la leche por la autopista. Nos resignamos. Comimos conejitos de pascua de chocolate que Alberto nos había traído de regalo y unas patatas. Pero no paramos a comer propiamente porque contábamos con llegar a cenar a Berlín. ¡Incautos de nosotros!

 

Berlin00002.jpg

De repente, a unos 100 Km de Berlín, el atasco había desaparecido y nos emocionamos. Eran las 7 de la tarde, así que ¡sí! Todavía era factible llegar a cenar. Sin embargo, cuando sólo faltaban 60 Km, todo se detuvo. Aquello no era un atasco. Simplemente, estábamos parados. Esperamos y esperamos, y finalmente decidimos apagar el motor. La autopista estaba llena de coches. Se había hecho de noche. Los coches y camiones que estaban detenidos habían decidido apagar las luces. Y en ese momento pensé en The Walking Dead. Si el mundo se acabase en aquel instante, éramos carne de cañón para que viniese una horda de zombies y acabase con nosotros… Por un lado, nos daba la risa por lo surrealista de la situación. Por otro, teníamos ganas de ir al baño (especialmente yo, que ni loca iba a salir a la oscuridad a que me atacase un zombi) y también teníamos hambre. En ese momento, nos acordamos del medio fuet que nos quedaba y nos lo fuimos comiendo, como si fuera la última cena, un bocado para cada uno y por turnos. Aquello era lo último que nos quedaba a excepción de agua y unos chicles.

Tarde por Berlín –> La tarde la habíamos pasado finalmente en el coche. Y no sólo la tarde sino parte de la noche. Nos dio tiempo a ponernos al día, a cantar los grandes éxitos de Michael Jackson, a quejarnos, a imaginar que nos comían los zombies, a maldecir a Ryanair y al ingeniero de Madrid…

 

Dónde dormir en Berlín: alojamiento

Y, finalmente, a la 01:30 de la mañana, entramos en el hostel, que concretamente era un poco cutre…

Como todas las buenas historias, no podía haber empezado peor… pero, ¿qué nos esperaría al día siguiente? Os lo contaremos en el siguiente capítulo :D

HAZ CLICK AQUÍ para buscar alojamiento en BERLÍN.

A ti te costará lo mismo y nos ayudas a mantener este blog

 

Sigue toda la ruta del viaje

Día 1: El ataque de los zombies –> Estás en este artículo

Día 2: Berlín: paseando por la ciudad

Día 3:

– Una mañana muy underground por Berlín

– Una tarde por el centro de Berlín: Aleksanderplatz, Sinagoga Nueva e Isla de los Museos

Berlín alternativo: Berlín en graffitis

Cómo moverse por Alemania: alternativas de transportes

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...