10 productos para vivir sin plástico

Eran los años 80, la movida madrileña y la época de mi niñez. La tecnología avanzó a toda pastilla y con ella surgieron formatos de comida rápida, congelados, alimentos preparados, tuppers y mil cosas más que hicieron nuestras vidas (en concreto las de nuestras madres) mucho más fáciles.

¿Vivir sin plástico? ¿Acaso es eso posible?

Yo fui a EGB, como dirían algunos. Y viví la época del despropósito y derroche sin control. Pero por suerte, también me ha tocado el cambio para empezar a vivir sin plástico.

En la era del zero waste, los productos ecológicos y turismo responsable, la idea de vivir sin plástico ha llegado con fuerza. No cabe duda de que ser eco es una moda que ha llegado para quedarse (por suerte). Por fin una moda con impacto positivo y soluciones alternativas. Por fin un cambio de mentalidad y un paso adelante en favor del planeta.

Esa es la razón por la que en este artículo me gustaría mostrarte 10 productos e ideas que te ayudarán a vivir sin plástico y pero sin cambiar tus rutinas cotidianas. Cosas que te puedes llevar de viaje, nuevas rutinas en casa y cambios para aplicar en tu oficina. Venga, que seguro que alguno te interesa :)

Además, si no lo haces por el planeta, deberías hacerlo por ti, ya que la utilización de algunos productos plásticos implica riesgos para nuestra salud.

En cuanto a productos alternativos para empezar una vida sin plástico hay que tener en cuenta una serie de consideraciones, como si la alternativa es orgánica, si se contamina con el transporte, si es producto de proximidad o si resulta de una explotación infantil. La concienciación a todos los niveles es fundamental.

♻ Vivir sin plástico estando de viaje

1. BOTELLA / TERMO

Bah, comprar una botella de agua de plástico de vez en cuando no es un drama. No, no lo es… si solamente fuese una. Pero piensa que cuando estás de viaje es quizás el producto que más consumes y si juntamos a todas las personas que están de viaje, eso ES UN MONTÓN DE PLÁSTICO. Por lo tanto, viajar sin comprar botellas de plástico es una propuesta interesante.

Llévate tu termo o botella con agua fresquita. Yo tengo uno desde hace un par de años y estoy la mar de feliz. Eso sí, revisa que sea PBA free y a ser posible, de metal.

Botellas para viaje sin PBA

Pincha aquí para comprar las botellas

El BPA o Bisfenol A, es un compuesto utilizado para fabricar los plásticos de envases, recipientes o latas de comida que tiene consecuencias graves para la salud. Y sí, la mayoría de las botellas de plástico de agua lo tienen. Otra razón más para evitarlas.

👉 En esta web puedes leer más en detalle sobre el BPA, las consecuencias de su uso y alternativas responsables a su utilización.

Si en país al que viajas el agua no es potable, recuerda que siempre puedes comprar pastillas potabilizadoras.

2. CHAMPÚ Y GEL DE DUCHA SÓLIDOS

¡Funcionan! Llevo casi un año utilizándolos y la verdad es que son perfectos para ayudar a vivir sin plástico (eliminas las botellas de champú y gel líquidos) y además son muy prácticos para viajar, ya que ni pesan ni ocupan.

Y ya que vas a hacerte con champú sólido, aprovecha para buscar uno que sea responsable con el medio ambiente. El que tengo yo es orgánico, elaborado a partir de elementos naturales y no ha sido probado con animales.

Pincha aquí para comprar el champú sólido

3. BOLSAS DE TELA

Te las recomiendo. Cuando tengo ropa que se me ha roto o no sirve para darle a nadie, se la paso a mi madre, que hace unas bolsitas de tela monísimas. Esas mismas bolsas sirven para meter la ropa clasificada y otras cosas del viaje en la mochila y de ese modo evitar el uso de bolsas de plástico por todos lados.

Las de mi madre no están a la venta, pero si se te da bien coser, es una delicia. Así puedes lavar también la propia bolsa y evitar esos olores chungos que produce el plástico.

♻ Vivir sin plástico en el trabajo

4. DISPENSADORES DE AGUA

La oficina puede llegar a ser uno de los sitios donde más plástico se utiliza y se tira. Aunque lo mandes a reciclar, ¿cuántas botellas de agua compras a la semana? ¿o cuántas botellas de agua reutilizas?

¿Sabías que la reutilización continuada de botellas de plástico potencia episodios de migrañas y dolor de cabeza? ¿Sabías que el uso continuado de las que contienen BPA es dañino para la salud?

Una forma de contribuir para vivir sin plástico es emplear dispensadores purificadores de agua, que van genial en los casos en los que no hay quien trague el agua del lugar de trabajo. Una de las empresas que los vende es waterlogic que mola porque cuentan con filtros de agua ecológicos que son biodegradables y reutilizables. Si a esto le sumas que tendrás tu vasito en la ofi para no usar vasos de plástico, nos queda un negocio redondo.

Al eliminar el costo de transporte, almacenamiento y disposición de las botellas plásticas de agua en una oficina, el resultado neto es una reducción del 72% de la huella de carbono… ¡Piénsalo!

5. TUPPERS DE CRISTAL

Sí, son más pesados que los de plástico, soy consciente… Pero todo es acostumbrarse. Son pequeñas causas personales en favor de las mejoras de vivir sin usar plástico. Además, volviendo al tema de los envases plásticos, reitero que casi todos llevan PBA, que es malísimo para la salud, especialmente cuando se utilizan para calentar los alimentos, y

♻ Vivir sin plástico en casa

6. TARROS DE CRISTAL

La reutilización es un factor fundamental para empezar a vivir sin plástico. Sin compras, por ejemplo, unos pimientos en tarro de cristal, reaprovecha el tarro. Puedes lavarlo bien, hervirlo al baño maría y usarlo para cereales o legumbres que compres a granel. Les puedes hasta poner unos lacitos para que queden más monos. Y las tapas las puedes sustituir por tapas nuevas cuando veas que están feas y viejas.

También sirven estos tarros para almacenar el aceite de reciclaje, por ejemplo, o para organizar objetos de oficina.

7. PAJITAS METÁLICAS REUTILIZABLES

Las pajitas son un eterno derroche de plástico. En casa, en los bares, con los cócteles… Por eso es uno de los productos más recomendables para eliminar del mapa definitivamente.

Puedes evitar también los platos y cubertería de plástico, que no aportan nada y además van a estar prohibidos en cuestión de un par de años como máximo. No pasa nada por usar platitos de vidrio o cerámica de toda la vida, que están la mar de bien, se lavan y se vuelven a usar.

Pincha aquí para comprar las pajitas

8. PAPEL DE CERA DE ABEJA

Mi nueva adquisición que da fin a uno de los productos estrella en mi cocina: el film transparente. No sé tú, pero yo lo usaba para todo. Y hay que cambiar los hábitos, ya que es plástico y más plástico.

Para vivir sin plástico hay que probar cosas nuevas, y aunque al principio se me hizo raro, lo cierto es que el papel de cera de abeja es lo más. Sirve para cubrir platitos con restos de comida en la nevera, para envolver queso o algunas hortalizas a medias… Y se puede lavar, dejar secar y volver a utilizar. Yo tengo exactamente el pack de la foto:

Los papeles más bien parecen como trapitos de tela y gracias a la cera de abeja se adhieren para cerrar los alimentos perfectamente. Otra cosa importante a valorar es el envoltorio. En el caso de esta empresa, es de papel reciclado. Porque si compramos papel de abeja para vivir sin plástico, pero éste viene en 40 paquetes de plástico, pues mal vamos…

Pincha aquí para comprar el papel de cera

9. BOLSAS PARA COMPRAR FRUTA

Aunque ya todos estamos acostumbrados a ir con nuestras bolsas (igualmente plasticosas, pero reutilizables) al supermercado, el tema de la fruta aún se complica. Las bolsas de plástico pequeñas siguen estando por todos lados. Es difícil ir con la cesta y los tomates y otras cosas tirados al granel, especialmente cuando hay que pesarlos y ponerles las etiquetas.

Pincha aquí para comprar las bolsas de algodón

Una buena solución es llevarte unas bolsitas de algodón que se pueden reutilizar, lavar y sirven para la compra pero también para almacenaje en nevera, por ejemplo. Y otra vez, si eres manitas, puedes comprar la tela y coserlas tú mismo. Así seguro que molan más aún.

10. BOLSAS CONSERVACIÓN DE ALIMENTOS

Por último, para la conservación de alimentos o su congelación, se pueden sustituir una vez más los tuppers de plástico por bolsas de silicona que se pueden usar varias veces, meter al micro, congelador y lavavajillas.

Son muy socorridas, como diría mi madre. Y aunque no son perfectas, al menos son BPA free. Aunque si tienes envases de vidrio, siempre son mejores.

Pincha aquí para comprar las bolsas de conservación

Para finalizar, recuerda que vivir sin plástico no conlleva solamente comprar productos sustitutivos, sino también reutilizar los que ya tenemos. Hay gestos muy sencillos de nuestra vida cotidiana con los que podemos hacer del mundo un mundo mejor.

NOTA de código ético: Algunos de los enlaces en este artículo son de afiliados. Esto significa que si realizas la compra de un producto aquí listado siguiendo este enlace yo recibiré una comisión, pero el precio final para ti no se incrementa.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...