Festival Luz y Vanguardias de Salamanca

Una experiencia única

Artículo escrito por Eva Puente y Carmelo Caballero de Dónde vamos Eva

Hay ciudades famosas por su rico patrimonio, historia y cultura en las que escuchar la palabra vanguardia queda fuera de contexto e incluso chirría. Para acabar con ese tabú e introducirse en las nuevas tendencias artísticas, la ciudad de Salamanca, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, celebra desde hace dos años un festival repleto de color, sonidos y arte efímero conocido como Festival de Luz y Vanguardias.

 

Nunca hubiéramos imaginado que la pétrea ciudad de Fray Luis de León, del Lazarillo de Tormes o de Unamuno resultaría tan atractiva bajo las luces y los efectos psicodélicos de las creaciones vanguardistas que reconocidos artistas nacionales e internacionales han presentado en siete de los espacios más singulares del casco histórico salmantino: Plaza Mayor, Patio Barroco de la Universidad Pontificia, Casa de las Conchas, Patio de Escuelas, Plaza de Anaya, Convento de San Esteban y Parque Cristóbal Colón.

Nuestro paso por el Festival de la Luz y Vanguardias de Salamanca 

A las 22:00 horas, con rigurosa puntualidad, la fachada del ayuntamiento de Salamanca se transforma con cada una de las creaciones que forman parte del concurso internacional de vídeomapping. El humo, luces y sombras, sonidos enigmáticos y mucha gente inundan la plaza mayor.

~

X

Sin dar tiempo a un respiro, las creaciones se suceden entre aplausos y miles de pulseras de neones y orejeras que se reparten a los visitantes por el casco antiguo.

La plaza enmudece y el resto de edificios se apagan para que solo una fachada sea la protagonista del evento. Vanguardia, espectáculo y mucha imaginación captan nuestro interés y el de miles de personas que abarrotan la plaza con las que coincidimos en gusto al votar por la obra Xibalbá como la que más nos ha gustado.

Los artistas hondureños Gabriel Vallecillo y Heleci Ramírez nos han transportado a la fascinante mitología Maya a través de un portal imaginario reflejado en la fachada del ayuntamiento.

El resto de las obras, se van sucediendo como en un carrusel de feria hasta la una de la mañana.

Las terrazas y bares de las calles colindantes están a tope a pesar de ser jueves por la noche. Nosotros seguimos las indicaciones de nuestro mapa-guía hacía el siguiente espacio artístico. ¡Hoy no es día para distracciones gastronómicas!

Magia, espiritualidad y recogimiento son las sensaciones que desprende la obra expuesta en uno de los lugares más fascinantes del recorrido, el Patio Barroco de la Universidad Pontificia. La artista francesa Fèlicie d’Estienne y su obra Monolithe solo se interioriza en este fantástico lugar.

Mientras intentamos entender el sentido de su apuesta, caemos hipnotizados ante los sonidos que su compatriota, Frédéric Nogray, produce con cuencos de cuarzo. ¡No nos importaría quedarnos el resto de la velada aquí!

Los continuos contrastes de luces y sombras, la poca iluminación de las calles que se contradice con la explosión de luz de las obras provoca una mirada diferente de Salamanca, una ciudad que nos tiene acostumbrados a su peculiar toque anaranjado, un estilo monocromático que rompen los artistas vanguardistas a lo largo de cuatro días.

Avanza la noche y con ella, avanzamos las personas como ríos que inundan las calles del casco antiguo.

¡Me ha encantado! Se oye en una voz joven. ¡Pues yo me esperaba más! Le replica otra… todos nos convertimos por unas horas en críticos de un arte efímero y vanguardista que provoca al mismo tiempo sentimientos de pasión y de rechazo en Salamanca.

Las obras que se proyectan fuera de concurso llevan la firma de artistas nacionales e internacionales invitados a participar en esta edición y van más allá del videomapping visto en la Plaza Mayor. Apuestas sonoras, poéticas e incluso participas como el “Conjunto Redundante” del mexicano Rafael Lozano-Hemmer quien provoca al público en la fachada del convento de San Esteban.

Los jóvenes creadores locales inundan de creatividad la magnífica fachada de la Casa de las Conchas, en cuya plaza decidimos descansar un rato. Nos sorprende la variedad de personas que tenemos alrededor, no hay un perfil único en este festival.

Da igual si eres mayor, joven, niño, mujer, hombre, erudito, aficionado… todo el mundo disfruta con esta imagen renovada de Salamanca, sobre todo sus vecinos, tan acostumbrados a su ciudad-museo, que miran ahora con otros ojos.

No sé qué me fascina más, observar las obras o detenerme a mirar a las personas que las contemplan.

Tras un paseo de tres horas, que se nos ha hecho muy corto, llegamos por los pelos a la última de las obras situada en el Parque de Cristóbal Colón donde tenemos la maravillosa oportunidad de hablar con sus creadores. Al final, la palabra también tiene su sitio en este espectacular montaje artísitico, escuchar las explicaciones desde la visión del autor ayuda a comprenderlas mejor.

Con los pies doloridos, pero con el alma repleta de arte ponemos rumbo al hotel dando por finalizada la interesante visita al festival de Luz y Vanguardias.

Lo bueno de que las obras sean efímeras es que cada año se presentan nuevas propuestas, artistas diferentes o se aumenta el número de espacios escénicos por lo que siempre tendrás una buena razón para repetir escapada a Salamanca.

¿Dónde ir de tapas en Salamanca?

Hay sanas costumbres que nunca cambian. Salamanca es conocida por su agradable casco histórico repleto de bares, tabernas y restaurantes en los que degustar buenas tapas y vinos.

Al caer la noche se encienden las obras, pero antes es indispensable disfrutar de buen tapeo. En “Las Tapas de Gonzalo” hemos calmado el hambre y saciado la sed como preludio al atracón creativo. ¡No solo de arte vive el hombre!

El local no sólo te engancha por el gusto, también lo hace con la vista. Su primer piso es un precioso balcón mirador a la emblemática plaza que muestra sus mejores galas para el festival. Buena selección de tapas de toda la vida con aires innovadores maridadas con buenos caldos de la región. ¡Ains, es que Castilla y León es demasiado para los amantes del buen yantar!

Muy recomendable para las últimas horas de la tarde. Cuando el sol cae, el lugar muestra su apreciado ambiente y el característico color dorado de sus piedras.

Consejos para disfrutar al máximo del Festival de Luz y Vanguardias de Salamanca

  • Aunque los siete escenarios en los que se desarrolla el festival se concentran en el casco histórico, muy cerca unos de otros, lo mejor para no perderte nada es conseguir un plano con la ruta.
  • Quédate al menos dos días, intentar abarcar el festival en una sola noche resulta agotador y no se disfruta tanto. Si sólo dispones de una noche, no tengas prisas por verlos todos, pero tampoco te duermas en los laureles ya que tres horas pasan rápido y si te despistas te puedes quedar con las ganas de ver alguna de las obras.

  • Lleva ropa y calzado cómodo, en algunos puntos podrás sentarte o apoyarte en una pared, pero en otros, tendrás que disfrutar del espectáculo visual de pie.
  • Si te gusta la fotografía o el vídeo, prepara tu trípode, indispensable para sacar buenas imágenes. ¡Ten paciencia! ya que todo el mundo querrá hacer la misma foto que tú, en el mismo lugar y momento. Siempre encontrarás personas que posan junto a la obra y que el resto de la manada repite, pero si perseveras, conseguirás una buena foto.

 

  • Utiliza transporte público para llegar a Salamanca, olvídate del coche por unas horas. Las líneas de autobuses son muy cómodas y la mayoría cuentan con wifi. El tren también es una buena opción.
  • Reserva tu alojamiento con antelación si no quieres llevarte alguna sorpresa. Festivales de este tipo atraen cada vez a más visitantes y turistas a la ciudad que cuenta con una oferta hotelera muy amplia, sea cual sea tu presupuesto. En nuestro caso disfrutamos de una tranquila noche en el Abba Fonseca Hotel, a unos diez minutos a pie de la Plaza Mayor. ¡Viene bien tener el alojamiento en el centro, ya que los pies agradecerán no tener que andar mucho tras el recorrido nocturno!
  • Si te pierdes o no encuentras alguno de los escenarios, ¡no te preocupes y pregunta! El carácter abierto de la vieja ciudad castellana te ayudará a seguir adelante en tu ruta.  

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...