Visitar la isla de Sálvora

Visitar la isla de Sálvora, una isla de película ❤️

Visitar la isla de Sálvora es una experiencia más que recomendable para quienes estén de ruta por la Ría de Arousa. A tiro de piedra desde O Grove y desde Santa Uxía de Ribeira, esta particular isla gallega guarda leyendas, rutas y playas que no dejan indiferentes.

La isla de Sálvora conforma, junto a las islas Cíes, Ons y Cortegada el Parque Nacional Marítimo Terrestre de las Islas Atlánticas de Galicia. Cada una de las islas del parque tiene sus particularidades. En el caso de Sálvora, es de especial relevancia a nivel histórico y natural, donde hay que destacar sus fondos marinos.

Una capilla que una vez fue un bar.

Un pazo, reconvertido en museo, que una vez fue una fábrica de salazón.

Nada es lo que parece cuando de visitar la isla de Sálvora se trata.

Visitar la isla de Sálvora
Playa de O Almacén en Sálvora, la playa que te recibe al visitar la isla

➣➣ Artículos generales de Galicia

Cómo visitar la isla de Sálvora

La isla de Sálvora fue una isla misteriosa para muchos, incluso para nosotros los gallegos, hasta hace bien poco. Este archipiélago tiene como protagonista a Sálvora, la isla que una vez estuvo habitada y sobre la que te hablo aquí.

Sin embargo el archipiélago de Sálvora lo conforman no solamente esta isla, sino todos los islotes que salpican la entrada de la ría a su alrededor, como los de Sagres o Noro.

Aldea de Sálvora
Casas abandonadas en la aldea de Sálvora

Dónde está la isla de Sálvora en Galicia

La isla de Sálvora se encuentra en la ría de Arousa, presidiendo una de las rías más famosas de Galicia y custodiando, junto a los archipiélago de Ons y Cíes el acceso a las Rías Baixas por vía marítima.

RECOMENDADO para completar visitas: Información para visitar Islas Cíes: barco, camping, permiso

A efectos administrativos, Sálvora pertenece a la provincia de A Coruña y a su vez, al ayuntamiento de Santa Uxía de Ribeira. De la parroquia de Aguiño la separan apenas tres kilómetros. Y sin embargo, esos tres mil metros se vuelven durísimos y casi impenetrables en los días de temporal, debido a las corrientes de la zona. Nadie dijo que visitar la isla de Sálvora fuese sencillo.

Mapa de la isla de Sálvora y rutas
Mapa de la isla de Sálvora (de la web del parque de Islas Atlánticas)

Permiso para visitar la isla de Sálvora y restricciones

¿Cómo visitar la isla de Sálvora? Supuestamente, SUPUESTAMENTE, desde hace algunos años hay un cupo diario de 125 personas para acceder a visitar esta isla. Así lo he leído -y así lo creía- tras mirar información en varias páginas web. Sin embargo, no he encontrado ninguna información oficial que corrobore esto.

Al contrario de lo que sucede con Ons y con Cíes, no es necesario ningún permiso para visitar Sálvora. Basta con comprar el billete de barco. Lo que sí te adelanto es que no se puede visitar la isla de Sálvora por libre. A excepción de quedarse en la playa o caminar al faro, el resto de la isla solamente se puede visitar siguiendo a los guías del parque nacional. Las visitas guiadas son gratuitas y muy interesantes.

En mi visita a Sálvora, en el barco en el que fui yo, seríamos unas 100 personas. Al llegar nos dividieron en grupos de 25 personas aproximadamente, para hacer las rutas guiadas.

Breve historia de la isla de Sálvora

La isla de Sálvora pertenecía originalmente al arzobispado de Compostela. ¡Con la iglesia hemos topado! Sin embargo, como el rendimiento que le sacaban era bien poco, a finales del siglo XVI decidieron entregarla a la familia Mariño. Nuevamente, con la iglesia hemos topado. Ya se sabe que la iglesia nunca dio nada gratis y, según se cuenta, fue a cambio de ciertos favores.

De generación en generación: la isla heredada

La isla se fue heredando, de generación en generación y terminó por cambiar de manos, pasando a ser de los Otero Goyanes, concretamente del marqués de Revilla.

En 1770 se instaló en Sálvora una fábrica de salazón de pescado, una de las primeras de Galicia. Esto atrajo a la isla a los primeros colonos. Los colonos eran personas que venían de pueblos cercanos y que se convirtieron en los primeros pobladores. Eso sí, estaban obligados a tributar a los dueños de la isla.

Visitar la isla de Sálvora
La capilla que fue bar. El pazo que fue fábrica. Así es Sálvora

Con el tiempo, la población se va consolidando en la isla, que compagina el trabajo en la fábrica y la pesca con explotaciones agrícolas y ganaderas. Pero los tributos no cesaron. A excepción de la pesca, los colonos tenían que pagar a los dueños de la isla con la mitad de las crías de ganado, de los productos del campo…

En 1904 la isla fue expropiada por el estado y durante 54 años los colonos fueron libres. Sin embargo, en 1958 el marqués de Revilla recuperó su poder y con ello se retomaron los impuestos.

En Sálvora se introdujeron caballos, conejos, jabalíes, ciervos… Y para contentar a la población con el regreso a los tributos, el marqués dotó el pueblo de tuberías, electricidad…

Y así siguió la historia hasta 2002. Cuando se declaró que la isla de Sálvora sería parque del parque nacional, esto supuso un problema para los herederos del marqués de Revilla, que terminaron por venderla a un banco. Y no fue hasta 2007 que Sálvora pasó a manos de la Xunta de Galicia.

Como ves, la historia tiene su intríngulis. Bajo mi punto de vista es más que atractiva y despierta ganas de visitar Sálvora.

Pueblo de la isla de Sálvora
Aldea de Sálvora

El Titanic gallego: un naufragio de película

Sucedió el 2 de enero de 1921.

El buque Santa Isabel navegaba desde Bilbao dirección Montevideo.

En la etapa en la que circulaba recogiendo pasajeros entre A Coruña y Vilagarcía, caía la noche y arremetió el temporal. No era la primera vez que sucedía esto, y en estos casos el capitán se orientaba siguiendo la luz del faro. Sin embargo, en esta ocasión el faro estaba estropeado y entre niebla, oleaje y viento, confundió la luz con la del faro de Corrubedo.

Faro de Sálvora
El faro actual de Sálvora

Esto provocó que el barco chocase contra los islotes en mitad de la noche. Al oír los gritos, el farero avisó a las pocas personas que había en la isla, casi todas mujeres. Eran fechas señaladas y muchos se habían vuelvo a tierra para estar con la familia en Navidad.

Así pues, tres mujeres valientes (María Fernández, Cipriana Oujo y Josefa Parada) no dudaron en coger sus dornas (barcos tradicionales) y salir a salvar vidas. De los 266 pasajeros del barco, rescataron con vida a 53.

Las últimas vidas salvadas fueron gracias a Luis Cebreiro, alias El Toneladas, el segundo oficial que, debido a su peso, rechazó subirse a la dorna y nadó hasta tierra. Con él en la barca no se hubiese soportado el peso.

Estos cuatro héroes marcaron para siempre la leyenda del llamado Titanic gallego. En el campo da festa de la aldea de Ons todavía se conservan hórreos con placas conmemorativas en su honor.

Si te interesa esta historia, te recomiendo que veas la película de La Isla de las Mentiras, de Paula Cons.

Visitar la isla de Sálvora
Uno de los hórreos conmemorativos en Sálvora

Barco para visitar la isla de Sálvora: cómo llegar

¿Cómo visitar la isla de Sálvora en barco? Pues muy fácil. Hay puntos de salida desde las localidades más cercanas a ambos lados de la ría: los barcos a Sálvora salen desde O Grove y desde Ribeira.

Visitar Sálvora desde O Grove

El trayecto en barco desde O Grove hasta Sálvora es de 50 minutos aproximadamente. Aquí puedes reservar tu billete de barco.

Visitar la isla de Sálvora desde Ribeira

Desde Ribeira el desplazamiento es algo más corto. Puedes ver horarios y comprar el billete pinchando aquí.

Si quieres consultar el repositorio completo de navieras que viajan a Sálvora, puedes verlo aquí en la web del parque.

Qué ver en la isla de Sálvora: pueblo, playas y rutas

Llegados a este punto y aunque ya he avanzado gran parte del contenido, paso a contar algunos detalles más sobre qué ver en Sálvora. Especialmente, en relación a las rutas que se pueden hacer dentro de la isla.

Al llegar a Sálvora en el barco encontrarás a los guías del parque esperando y haciendo grupos. Ellos te darán un resumen de las pautas a seguir para visitar la isla. Puedes hacer el recorrido completo con el guía o solamente la parte del antiguo poblado. En cualquier caso, la visita guiada es gratuita.

Visitar la isla de Sálvora
La estampa que nos recibe al llegar a Sálvora

Rutas en la isla de Sálvora

Dentro de Sálvora hay dos rutas habilitadas. Fuera de ellas no se puede caminar ya que son zonas restringidas.

La primera de las rutas es la que conduce hasta el faro, el famoso faro que falló el día del naufragio. Esta ruta se puede hacer con uno de los guías del parque o bien por libre, siguiendo el sendero. Este faro es en realidad el que sustituyó al faro antiguo, cuyas piedras se utilizaron para construir la fuente del pueblo.

La otra ruta que se puede hacer durante la visita a Sálvora es la visita del pueblo. Esta ruta solamente se puede hacer con guía.

La Sirena de Sálvora

Al llegar a puerto de Sálvora, presidiendo la playa de O Almacén, verás la escultura de una sirena. Esta escultura representa a la familia de los Mariño y vigila la isla desde 1968.

La Sirena hace homenaje a la leyenda del origen de los Mariño. Acorde a la leyenda, un noble caballero llegó a la isla y se enamoró de una sirena que era muda. De ellos, nació un hijo llamado Mariño.

Preocupado el caballero por la mudez de su esposa, preparó una treta: una fuerte emoción que pudiera devolverle la voz. Encendió una hoguera y cogió al niño para pasar sobre el fuego. Entonces, la sirena, con miedo de perder a su hijo, gritó y recuperó el habla.

Sirena de Sálvora
Sirena de Sálvora

Un bar que fue capilla, un pazo que fue fábrica

Durante el marquesado de Revilla, este quiso hacer de Sálvora su particular lugar de recreo. De hecho, fue su rincón vacacional durante mucho tiempo. Así, el bar de los marineros, una fonda muy sencilla, adoptó la forma de la capilla.

Por su parte, la fábrica de salazón, ya abandonada, tomó forma de pazo, para competir con otras casas señoriales en tierra, como las muchas que había en Cambados.

La verdad es que estos dos sitios son de los más llamativos si vas a visitar la isla de Sálvora. Especialmente la capilla, en la que jamás se celebró misa.

El pueblo de Sálvora, un lugar anclado en el tiempo

Como comentaba antes, el pueblo es un lugar abandonado, pero donde muchas casas aún siguen en pie y uno puede asomarse a sus ventanas. La visita a esta parque solamente se puede hacer con guía y resulta muy interesante conocer algunas historias.

En la isla hay dos manantiales naturales, de aguas que se acumulan en el subsuelo tras la lluvia. Uno de ellos se modeló en forma de fuente, aprovechando la piedra del antiguo faro. Es la fuente de A Telleira. Su agua virtuosa, da salud y fuerza.

El otro manantial fue empleado como lavadero y era un punto de reunión habitual de las mujeres de la isla.

Visitar la isla de Sálvora
La calle principal del pueblo de Sálvora
Pueblo de Sálvora
Un tractor abandonado en la aldea de Sálvora

Al caminar por el pueblo, si te fijas, verás que las casas no tienen números al uso, sino los nombres de las familias que allí vivían. Una de las casas es la que sirvió de escuela, pero durante mucho tiempo, la escuela era el faro. Allí el farero hacía las veces de maestro y enseñaba a leer, escribir, y nociones náuticas.

En la isla no hubo iglesia ni cementerio y los oficios religiosos, a pesar de existir una capilla, siempre se celebraban en tierra firme.

El último poblador de la aldea se marchó en 1972, pero el farero siguió allí, en la soledad de Sálvora, hasta su jubilación. En 2017 Julio Vilches abandonó la isla y se convirtió en el último habitante. Prueba de sus 37 años a los mandos del faro y de la cotidianidad de la isla es su libro: Sálvora, diario de un farero.

Faro de Sálvora

Las playas de Sálvora

En Sálvora hay varias playas, pero quédate en que solamente podrás visitar una. La playa de O Almacén (también llamada playa de O Castelo) es la que se encuentra al llegar en el barco. Y es la única que se puede visitar, debido a las restricciones de la isla.

Hay otras playas en Sálvora, como Os Bois o Zafra, pero el acceso está restringido a personal del parque. En cualquier caso, la de O Almacén es tremendamente bonita.

Playa de Sálvora
Playas de S´álvora

Consejos para visitar la isla de Sálvora

Para finalizar este artículo y por si tienes en mente visitar la isla de Sálvora en tu viaje por Galicia, voy a recapitular aquí la información más importante que te he dado a lo largo del artículo. Y añado algunas cositas más que pueden ser útiles:

  • La isla de Sálvora NO se puede visitar por libre. Hay visitas guiadas gratuitas al llegar allí.
  • Las visitas guiadas en la isla de Sálvora SON GRATIS.
  • NO es necesario tener un permiso especial para visitar Sálvora.
  • Los barcos a Sálvora salen desde O Grove y desde Ribeira.
  • Es recomendable llevar un gorro, calzado cómodo y crema solar. Y AGUA.
  • NO se puede dejar basura en la isla: llévate todo de regreso.
  • Está prohibido circular fuera de las rutas habilitadas.
  • NO se pueden arrancar plantas, molestar a los animales, coger piedras, conchas
  • Se puede hacer snorkel. ¡Vas a alucinar con los fondos marinos!
  • NO se pueden volar drones.

Para más información de normativa sobre el parque o la isla de Sálvora en particular, puedes echar un ojo a la web del parque nacional.

ARTÍCULOS DE GALICIA POR PROVINCIAS

PROVINCIA DE A CORUÑA

➣➣➣➣➣ Santiago de Compostela

Especial A COSTA DA MORTE (A Coruña)

Especial ISLAS CÍES – ONS – SÁLVORA

Como ves, visitar la isla de Sálvora es un viaje entre el presente y pasado. Un paseo entre playas, rutas y aldeas deshabitadas. Una leyenda, un ir y venir de preguntas y, sin duda, una experiencia inolvidable. Ojalá la disfrutes.