Icono del sitio Una idea un viaje

España en autostop: La experiencia en primera persona

experiencia-autostop-españa-unaideaunviaje.com

España en autostop

La experiencia en primera persona

La Semana Santa de 2014 nos propusimos un reto, hacer una ruta por España en autostop, saliendo desde Madrid como punto de partida y con Cartagena como punto final.

De nuestra experiencia a lo largo de la aventura, nos gustaría contar las conclusiones y animaros a que algún día probéis el autostop.

 

 

¿Es legal hacer autostop en España?

Sí, el autostop es legal y en ningún sitio dirá lo contrario. Lo que no es legal es caminar por la autopista distrayendo a los coches, pero si estás en las afueras de un pueblo o a la entrada de la carretera nacional, puedes estar tranquilo.

 

 

¿Cuáles son los mejores sitios para hacer autostop?

Desde nuestra experiencia, los mejores sitios para conseguir coches son rotondas cerca de salidas a la carretera que vaya en la dirección que necesitas o bien una gasolinera bien posicionada.

Lo bueno de las gasolineras es que puedes preguntarle directamente a los que están repostando y al ir en persona es más fácil dar pena. En las rotondas tienes que intentar ponerte en un sitio donde sea factible que los coches puedan parar, es decir, que haya un arcén decente para que te vean, tengan tiempo de reaccionar, pensar si quieren llevarte y después parar.

Además, no te olvides de llevar rotulador y folios o cartulinas para hacerte un cartel con tu destino, así NO HABRÁ LUGAR A DUDAS.

 

 

Conclusiones de nuestra experiencia en autostop

Hay muchas conclusiones que se podrían sacar tras la ruta a dedo, pero sobre todo dos:

 

 

Nuestros ayudantes en esta locura autoestopista

 

– Madrid – Toledo: 

Este tramo fue relativamente sencillo y nos ayudó a superar muy bien el primer día. En menos de media hora de espera, ambos equipos teníamos ya coche.

 

 

 

 

– Toledo – Ciudad Real:

 

Sin duda, uno de los días más duros. Adri y Diego consiguieron coche en un par de horas para llegar a Ciudad Real. Sin embargo Javi y yo, tras habernos dejado llevar hasta Burguillos de Toledo (¡bendito pueblo!) por Francisco, mujer y suegra y estar allí tiradísimos durante un par de horas, decidimos volver a Toledo (con la pareja joven deportista) y probar otra vez.

 

Y ahí terminó nuestra suerte. 6 horas muertos del asco en una rotonda dejada de la mano de dios con el único sustento de una Coca-Cola y una bolsa de gusanitos. Todavía ninguno de los dos nos explicamos cómo pasó el tiempo, cómo lo hicimos y cómo conseguimos esperar tanto al sol. ¿Cómo es que no nos paraba nadie con ese cartel tan guay que lo pedía «porfiiiii«? El primer premio: una cena espectacular y copiosa en Almagro consistente en migas, duelos y quebrantos y gachas. El segundo premio: La superación personal, el no darnos por vencidos, y las risas en la rotonda. El tercer premio: yo enferma por insolación al día siguiente en Valencia :(

 

 

 

– Ciudad Real – Almagro – Ciudad Real:

Elena de couchsurfing, fue una anfitriona excelente y no sólo nos invitó a dormir a su casa sino que nos hizo de guía en su precioso pueblo: Almagro, punto perfecto de encuentro de historia y gastronomía manchegas.

 

 

– Ciudad Real – Valencia:

Este aburrido tramo en tren dio para muchas maldades. ¿Nuestra especialidad? Las sleep-bombs. Si alguien se duerme en un medio de transporte en presencia de los demás… ¡ojo a las fotos!

 

 

 

– Valencia – Xàbia:

Manu Sánchez, seguidor del blog se ofreció a enseñarnos el Parque de la Murta, en Alzira, y posteriormente llevarnos a Xàbia. Un día perfecto con un chico encantador que aunque no cuente historias en su blog, tiene muchísimas vivencias más que interesantes. ¡Esperamos verte pronto, Manu!

 

 

– Xàbia – Benidorm :

 

Edu, Patri y Mario, nuestros anfitriones del Javea Youth Hostel y de la Oficina de Turismo de Xàbia respectivamente, nos sorprendieron con una maravillosa estancia, una cena perfecta en la lonja de la que todavía recuerdo los deliciosos erizos y una inolvidable ruta de senderismo entre pequeña calas con el mar y un picnic. Además, Mario tuvo el detallazo de acercarnos en coche a Benidorm.

 

– Benidorm – El Campello – Alicante:

Este tramo tuvimos que hacerlo en TRAM por cuestiones de agenda, ya que Cris, la última en incorporarse al viaje, nos esperaba en Alicante.

 

 

– Alicante – Guardamar:

 

 

– Guardamar – Cabo de Palos:

 

 

 

 

 

Con cariño, os pedimos que si alguna vez veis a alguien como nosotros, desesperados, cansados, con calor, con muchas horas de espera en rotondas… Echadles una mano, que no cuesta nada, y se agradece MUCHO!! Gracias a todos los que nos habéis ayudado en esta aventura… ¡¡GRACIAS DE CORAZÓN!!

 

Salir de la versión móvil