Aquí están los 5 primeros días de nuestro viaje, primero, en un resumen rápido, para los que quieran ir al grano. Justo debajo, tenéis la Versión Extendida, como ocurre con las grandes historias, donde relatamos las anécdotas más divertidas, impresiones y detalles y consejos interesantes.

 


RESUMEN RÁPIDO DÍAS 1 A 5:

– DÍA 1: Vuelo Barcelona – Dubai (Fly Emirates)
– DÍA 2: 
* Vuelo Dubai – Jakarta  (Fly Emirates)
* Noche en Jakarta: Amaris Hotel, habitación de 2 px
* Cena en el hotel
– DÍA 3:
* Vuelo Jakarta – Yogyakarta (AirAsia)
* Cambio de divisas
* Contratación de las excursiones de interés:
1- Agencia Losari: excursión de 3 días al Bromo y Kawah Ijen. Ya habíamos negociado precios e itinerario por email. Las chicas son muy amables y eficientes: losari_yogya@yahoo.com
2- Vía-Vía (Agencia – Eco restaurante): ofrecen excursiones muy chulas y diferentes de las habituales, aunque un poco caras. Entramos por las excusiones y aunque no contratamos ninguna, acabó siendo nuestro lugar habitual para comer: Via Via
3- Amanecer en Borobudur + Prambanan: Contratación en el hostel Kampoeng Djawa.
* Comida en Via – Via
* Turisteo: Inmersión en la ciudad, sus becak, paseo por el Kraton y el Palacio del Agua
* Cena en Sirlo Steak: es un sitio un poco cutre, que se va de KFC a lo Indonesio. No sabemos si nos encantaba o lo odiábamos, pero estaba cerca del hostel y era MUY barato, así que acabamos cenando allí las 3 noches que pasamos en Yogya: Sirlo Steak
* Alojamiento: Edu Hostel  y Kampoeng Djawa, habitación de 4 px y de 2px, respectivamente
– DÍA 4:
* Ruta con conductor a Borobudur y Prambanan
* Comida en Via – Via
* Alojamiento: Edu Hostel  y Kampoeng Djawa, habitación de 4 px y de 2 px, respectivamente
* Cena en Sirlo Steak
– DÍA 5:
* Turisteo: Palacio del agua, Palacio del Sultán, Mercado de las Aves, Ballet de Ramayana
* Comida en algún lugar de cuyo nombre no consigo acordarme
* Cena en… ¡¡Sirlo Steak!!
* Alojamiento: Edu Hostel  y Kampoeng Djawa, habitación de 4 px y de 2px, respectivamente

– Resumen detallado de gastos días 1 a 5 : podéis encontrarlo al final del artículo

– FOTOS! Todas las fotos de esta etapa del viaje… Haciendo click AQUÍ

VERSIÓN EXTENDIDA DÍAS 1 A 5:
DÍA 1:  Poco hay que decir de este día, pues lo pasamos en el avión, con parada nocturna en el terriblemente empalagoso-hortera aeropuerto de Dubai. Sólo pasamos allí 3 horas, pues habíamos decidido que el viaje era a Indonesia, sin visitas intermedias. Además, personalmente, no creo que pasar unas horas en una ciudad “cuente” como haber visitado un país. Por otro lado, poco me atrae una ciudad que se vende como destino turístico de lujo y ocio, llena de gigantescos rascacielos, islas artificiales y paletadas sin fin, mientras pijos, ricachones y mochileros que nunca podrán comprar nada de lo que se muestra en los escaparates disfrutan del oasis de lujo en medio de un inmenso desierto de pobreza.

 

DÍA 2: Llegamos a Yakarta a las 15:30 de la tarde, pero esperamos en el aeropuerto por Tapi, que viene haciendo una ruta distinta. Así, nos iremos todos juntos al hotel, que nos recogen de forma gratuíta a las 19:00. El Amaris Hotel está limpio y ordenado. Cenamos allí mismo, donde tenemos oportunidad de probar por primera vez los platos indonesios, y que, de entrada me decepcionan, por lo picante y los extraños sabores. Poco a poco iré descubriendo platos más de mi gusto. Nos vamos a la cama tempranísimo, porque el cansancio acumulado es enorme y porque, por primera vez en las vacaciones, pero no por última, nos levantaremos a las 3 de la mañana para volver al aeropuerto rumbo a Yogyakarta.

 

DÍA 3: Por fin podíamos decir que empezaba la aventura.
Una vez aterrizados en Yogyakarta, cogimos un bus hacia nuestro hostel. El trayecto fue de una hora aproximadamente, pero fue divertido para empezar a conocer el caos del tráfico, las gentes… Edu Hostel estaba muy bien, limpio, nuevo, cuidado y barato. Además, la piscinita de la terraza de arriba era un puntazo!
Haz click aquí reservar en Edu Hostel.

A ti te costará lo mismo y nos ayudas a mantener este blog

Noa y Gaby tenían un hostel (el Kampoeng Djawa) a 2 Km del nuestro, que con el calor se hacían interminables. Así que, durante los días en Yogya, tiramos bastante de becaks, los rickshaws, que nosotros denominábamos “carricoches”, jeje. Son un medio de transporte rápido y ecológico, aunque es cierto que, para lo poco que se paga, a veces da no sé qué ver a un abuelete tirando con la bicicleta cargada con maletas y dos personas…
Este día fue el día de puesta a punto, donde, justo cerca de Kampoeng Djawa, que era el hostel de Noa y Gaby, teníamos las agencias con las que ya había negociado previamente. Así que por aquella zona, que era bastante céntrica, llevamos a cabo las gestiones iniciales. Primero, cambio de moneda. Habíamos cambiado lo justo en el aeropuerto pensando en cambiar más en un banco, pero resulta que los bancos no cambian, sino tan sólo casas de cambio. Al final, creo que nos salió un poco mal, pero tampoco fatal.

 

Restaurante ecológico Vía-Via

 

Por otro lado, acabamos de negociar y cerrar las excursiones que nos interesaban para los próximos días (tenéis estos datos en la parte relativa a la información detallada). También nos dimos un buen homenaje en el Restaurante Via-Via, donde preparan platos típicos muy buenos, de los que, yo por lo menos, acabaría un poco harta: Mie Goreng (Fideos fritos), Nasi Goreng (Arroz frito), Sate Ayam (Pollo con salsa de cacahuetes)… Este fue el día en el Tapi empezó a poner de moda el Arroz Stewart, jiji, con su famosa frase cada vez que alguien decía la palabra “arroz”.

 

 

Por la tarde nos dedicamos a dar un paseíto por el Kraton, que es todo el barrio de artesanos y sirvientes alrededor del palacio del Sultán. Nuestra idea inicial era visitar el Palacio del Agua esa tarde, pero un espontáneo llamado Yono que nos salió al encuentro, acabó pegándose como una lapa a nosotros, en plan “guía” y nos dijo que el Palacio del Agua estaba cerrado, así que nos llevó por el Kraton intentando que comprásemos los dichosos batiks (telas pintadas artesanales típicas de Java), marionetas, etc… Aunque le salió muy mal la jugada, jejeje. Lo peor es que cuando se cansó de nosotros viendo el fracaso de su misión y nos fuimos hacia el Palacio del Agua, descubrimos que había cerrado hacía poco, así que nuestro odio a Yono ya duró para el resto del viaje. Aún con todo, pudimos dar un paseo por los alrededores y famosear un poco con diversos grupos de adolescentes musulmanas que venían a decirnos lo guapos que éramos y a sacarse fotos con nosotros.

 

Manos de Yono
Mujer pintando batik

 

Por culpa de Yono ya había cerrado el palacio, ya había cerrado el mercado de los pájaros cuando llegamos… le echábamos ya la culpa de todas nuestras desgracias!! :D menos mal que nos quedaban nuestros carricoches, la piscinita y Sirlo Steak, el local por excelencia para nuestras cenas, un tugurio de comida rápida cerca de Edu hostel, baratísimo, semi-moderno y cutre a la vez, jajaja. Noa y Gaby no tenían piscina en su hostel, así que cada día, sospechosamente, entraban secos en el nuestro al atardecer y salían con el pelo mojado un par de horas más tarde!! Hay que decir, que el conductor de Becak de nuestro hostel ya los conocía, así que cuando aparecían por allí ya no había que decir ni precio ni destino :D

 

DÍA 4:Este fue otro de los días de “a quien madruga dios le ayuda”, porque a las 4:30 pasaban a recogernos para ir a ver amanecer en Borobudur. Como nos levantamos tan temprano, en vez del desayuno, tomamos el sahur, que es el desayuno de los musulmanes en época del Ramadan, antes de que se haga de día.

 

El trayecto a Borobudur fue como de una hora y media, aunque no lo recuerdo bien. El sitio, ¡impresionante! Yo tenía muchísimas ganas de verlo y no me defraudó. El templo es magnífico. El recorrido a su alrededor, subiendo cada piso, para acabar llegando a la zona de las estupas, increíble. (Las estupas son un tipo de construcciones que contienen reliquias. En este caso, forma de campanas con esculturas de budas en su interior). Hay mil cosas que se podrían escribir sobre el templo, tanto a nivel de su historia como de su arquitectura, pero eso podéis encontrarlo en la Lonely Planet o en la wikipedia. Sólo decir que ha sobrevivido a terremotos y ataques terroristas y, aunque ha tenido que ser parcialmente reconstruido, es una colosal obra de arte.

 

 

 

 

 

 

En Borobudur, por cierto, empezó una tradición que mantendríamos a lo largo del viaje, y que consistía en sacar una serie de 16 fotos seguidas delante de todo monumento o paisaje que nos gustaba. Así, nos hicimos famosos con los saltos y posturitas variadas, y nos hizo mucha gracia cuando en días posteriores nos reconocían por habernos visto allí haciendo cosas que no son propias de turistas de redil. En nuestros primeros saltos nos acompañaron un holandés y un suizo muy simpáticos que conocimos en el coche a los templos. En ese mismo coche, había dos daneses que nos cayeron MAL! jajaja, como decía yo a lo largo del viaje: ¡¡!Somos así!! Siendo tantos, siempre aparece una persona random a la que cogerle manía por cualquier motivo absurdo, que si se va de listo, que si es un flipado, que si es un maleducado… Aunque la gente no suela contar estas cosas en sus relatos de viajes, a mí me parece que describir a la gente que nos íbamos encontrado es divertido. Fue parte del viaje, y nuestra maldad por momentos, también :P Eso sí, hay que decir que prácticamente, a excepción de Yono, todos los que nos caían mal eran otros guiris, porque nosotros con los indonesios, uña y carne!

 

En los alrededores de Borodubur, hicimos una parada en Candi Mendut, otro precioso templo donde, tontitos de nosotros, lo que más nos llamó la atención fueron las lianas del árbol de al lado:

 

 

Respecto a Prambanan, la opinión es la misma que la de Borobudur, quizás el equivalente en arquitectura hinduísta, aunque éste se encuentre más afectado por los terremotos. Ambos templos son fascinantes y hacen que Yogyakarta sea visita imprescindible si se pasa por Java.

 

 

 

 

Aún con todo, creo que por sí sola Yogyakarta merece una visita. No es que haya demasiadas cosas que visitar, pero es una ciudad singular, donde se ve de todo menos signos de “ciudad”, sin edificios altos, sin multinacionales ni nada que haga recordar el capitalismo europeo. Una ciudad con un tráfico caótico totalmente organizado, con gentes muy amables y curiosas.

 

Este día volvimos a comer a Via-Via y por la tarde estábamos tan cansados que decidimos pasarla en la piscina, para después irnos a cenar, como no, a Sirlo Steak.

 

DÍA 5:Este último día en Yogyakarta lo dedicamos a visitar lo que Yono nos había fastidiado: el Palacio del Agua, el Palacio del Sultán y el mercado de las aves.

 

El Palacio del Agua (Taman Sari) es quizás lo que más me gustó. Tiene una historia casi de telenovela, de intrigas del sultán y sus concubinas, de las danzas en las piscinas de palacio, etc. Un complejo del s. XVIII pensado para el disfrute del sultán.

 

 

 

Yogyakarta hoy en día, y como herencia de lo que un día fue, es una región especial de Java, donde el sultán manda y ordena y las leyes del gobierno no aplican si no las aprueba el sultán. Éste tiene a su cargo una serie de trabajadores, cuyo empleo es heredado, de familia en familia y que desempeñan trabajos para el sultán de forma desinteresada a cambio de disfrutar de una vivienda en el Kraton. Otros, hacen trabajos de artesanía que reciben subvenciones para que no se pierda el legado, como sucede con los zocos marroquíes. Según nos contó un hombre que se ofreció como guía gratuitamente, el Palacio del Agua será reformado por la Unesco, lo que supone la pérdida de las casas para todos los sirvientes que viven alrededor del mismo, aunque les reubicarán en otras a las afueras de la ciudad, pues así lo ha negociado el sultán. Para él, el hecho de perder su casa era un símbolo de que el sultán había dejado de preocuparse por sus gentes y por eso para él ya no era más que un jefe. No sabemos hasta qué punto toda esta historia era cierta o no, pero la verdad es que daba un poco de pena. En cualquier caso, el actual sultán será el último con poderes especiales, pues una vez que abdique o se muera, su sucesor mantendrá el título de sultán, pero perderá gran parte de su potestad.

 

Después de eso, nos fuimos hacia el Palacio del Sultán, totalmente prescindible para mi punto de vista, pues a parte de un par de edificios, no tiene más que unos museos llenos de cosas que ha tocado o usado el sultán, con el único propósito de ensalzarse a sí mismo.

 

Marioneta típica javanesa

 

El mercado de las aves también fue un poco decepcionante. Es cierto que hay muchos pájaros, unos pocos murciélagos y algún que otro lagarto, pero no es nada especial más allá.

 

Mucho mejor las dos horitas de piscina posteriores y la cena, ¡¡otra vez!! en Sirlo Steak, para salir corriendo a ver el Ballet de Ramayana. Este ballet se puede ver en Prambanan un par de días cada semana, y a diario en la propia ciudad, en Purawisata, así que allí nos fuimos. Yo había leído que era algo muy recomendable… pero no sé qué pensar. Creo que merece la pena porque es una historia mitológica entretenida (aquí podéis leer un poco de la historia), con bailes y músicas muy distintos a lo que estamos acostumbrados. Igualmente, los disfraces son llamativos y peculiares. Pero el espectáculo en sí no me entusiasmó, sobre todo porque me llevé la sensación de que no bailaban sincronizados, de que faltaban ensayos… y el precio era bastante caro como para ser un espectáculo de aficionados.

 

Aquí terminaba nuestra etapa en Yogyakarta, para empezar tres días de aventuras escalando volcanes, viendo amaneceres y superando peligros en carreteras y caminos hasta llegar a la costa este de Java para tomar el barco a Bali.
Niño en el Kraton
Mujer pintando batik

 

Niña en el Kraton

 

Conductor de becak descansando

 


SIGUE LA RUTA DEL VIAJE:

 -Días 1 – 5: Estás en este capítulo
 -Días 6 -8 : JAVA: Volcanes Bromo y Kawah Ijen. Llegada a Bali
 -Días 8 – 12: BALI (Lovina, Ubud, Tanah Lot)
 -Días 12 – 15: Islas Gili
 -Días 16 -19: FLORES. De Moni a Labuanbajo
 -Días 20 – 24: Islas de Komodo y Rinca. Regreso

CAPÍTULO ESPECIAL: La aventura del conductor

PRESUPUESTO DEL VIAJE: Presupuesto

LO MEJOR DE: JAVA, BALI, ISLAS GILI, FLORES


 

Resumen detallado de gastos días 1 a 5 (todos los precios son por persona) (Los precios en Euros son orientativos y hacen referencia al cambio tal y como estaba en nuestro viaje. Los precios en Rupias son los precios pagados allí):

 

CONCEPTO DÍA PRECIO (Rp) PRECIO €
Amaris Hotel 2 250.000 IDR 21,19 €
Visado 2 240.000 IDR 20,34 €
Cena Amaris 2 28.300 IDR 2,40 €
Pago Excursión Bromo – Ijen 3 610.000 IDR 51,69 €
Comida Via – Via 3 43.700 IDR 3,70 €
Pago Excursión Borobudur – Prambanan 3 70.000 IDR 5,93 €
Cena Sirlo Steak 3 16.000 IDR 1,36 €
Becaks de todo el día 3 17.000 IDR 1,44 €
Edu Hostel 3 90.000 IDR 7,63 €
Entrada Borobudur estudiante (50% dto.) 4 90.000 IDR 7,63 €
Entrada Prambanan estudiante (50% dto.) 4 86.000 IDR 7,29 €
Refresco 4 10.000 IDR 0,85 €
Comida Via – Via 4 44.000 IDR 3,73 €
Becak 4 10.000 IDR 0,85 €
Cena Sirlo Steak 4 1.800 IDR 0,15 €
Edu Hostel 4 90.000 IDR 7,63 €
Entrada Palacio del Agua 5 7.000 IDR 0,59 €
Cámara Palacio del Agua 5 1.000 IDR 0,08 €
Entrada Palacio del Sultán 5 12.500 IDR 1,06 €
Cámara Palacio del Sultán 5 1.000 IDR 0,08 €
Comida 5 25.000 IDR 2,12 €
Batik (souvenir) 5 125.000 IDR 10,59 €
Ballet Purawisata Ramayana 5 160.000 IDR 13,56 €
Colada en lavandería 5 45.000 IDR 3,81 €
Becaks de todo el día 5 28.000 IDR 2,37 €
Supermercado 5 24.500 IDR 2,08 €
Cena Sirlo Steak 5 11.250 IDR 0,95 €
181,11 €

 

NOTA: Algunos de los enlaces en este artículo incluyen enlaces de afiliados. Esto significa que si realizas la compra de un producto aquí listado siguiendo este enlace yo recibiré una comisión, pero el uso de este enlace no incrementa el precio final para ti

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...