Navidad en Francia:

Parque natural de Camargue, y la oreja de Van Gogh en Arlés

El día 3 de Enero nos levantamos a las 7 de la mañana para aprovechar al máximo las horas de luz. A las 8 ya estábamos saliendo por la puerta dirección Aigues Mortes. El camino desde Montpellier es espectacular porque la carretera bordea la costa y llega un punto en el que de un lado está el mar y del otro un estanque tras otro.

A eso de las 9 estábamos tomando un café en Le Grau-du-Roi. Este pueblo no es gran cosa y se ve el típico pueblo que en verano se llena de turistas pero que no aporta mucho. Sin embargo mereció la pena acercarse hasta él por el paisaje que le rodea. Está ya tocando el parque natural de Camargue y el entorno, a esas horas, con la luz matinal, no podía ser mejor. Además, por primera vez en mi vida vi los flamencos rosas.

 

Francia-Camarga-Arles-Aigues-Mortes-4.jpg

El parque de Camargue es conocido por lo extenso que es y por la variedad de flora y fauna que se pueden encontrar en él: aves de diferentes tipos (hay un centro de observación ornitológica), toros, preciosos caballos blancos, arrozales, salinas… La verdad es que volver allí a pasar un par de días en primavera me encantaría, pues hay muchos caminos por los que uno se puede perder recorriéndolos en bicicleta.

 

VISITA A AIGUES MORTES

Dejamos atrás Le Grau-du-Roi y nos dirigimos a Aigues Mortes, que está muy cerquita. Lo más destacable de este pueblo es la muralla del siglo XIII que lo rodea por completo y que está en perfecto estado de conservación. Uno puede dar la vuelta entera en poco más de media hora y por un precio de 7,5€. Las vistas desde la muralla son muy bonitas, pues se ven los preciosos tejados del pueblo que está en su interior, el Petit Rhône, las salinas, el mar Mediterráneo… Además de esto, dimos un pequeño paseo por el pueblo, que es muy lindo.

 

Francia-Camarga-Arles-Aigues-Mortes-2.jpg

 Francia-Camarga-Arles-Aigues-Mortes-5.jpg

 Francia-Camarga-Arles-Aigues-Mortes-3.jpg

VISITA A ARLES

Tras esta visita, nos dirigimos a Arlés, donde habíamos quedado con mi amigo Bousma. Como ya estábamos allí cuando me dijo que se retrasaría, aprovechamos para conocer el centro histórico. Es una ciudad bastante pequeña y cuyo centro se recorre rápidamente. Posee teatro romano y un coliseo (al parecer el mejor conservado hasta la fecha), por los que hay que pagar 7 € para entrar en cada uno de ellos. Nosotros no accedimos porque el precio nos parecía bastante elevado y el teatro se veía bien desde fuera.

El coliseo, que en su día estuvo poblado en el interior, en la actualidad es una plaza de toros (hay mucha pasión por el toreo en esta región) que por dentro sólo tiene unas horribles gradas metálicas. Así que no me arrepiento de no haber entrado. Por otro lado, se pueden visitar la plaza del Hotel de Ville (Cruella de Vil… :D), el edificio de las termas, o simplemente pasear por las pequeñas callejuelas del centro histórico, donde cada dos por tres uno se encuentra con interesantes dibujos y graffitis. ¡El aire huele a arte esa ciudad!

 

Francia-Camarga-Arles-Aigues-Mortes-6.jpg

De hecho, Arlés fue una de las ciudades donde vivió Van Gogh casi al final de su vida, y donde pintó cuadros tan famosos como La Casa Amarilla, Los Girasoles o La habitación. En Arlés hay un museo dedicado al pintor. Nosotros no fuimos porque no queríamos entretenernos demasiado en la ciudad y porque ya habíamos estado en el que hay en Amsterdam.

 

 

Francia-Camarga-Arles-Aigues-Mortes-1.jpg

Otra cosa curiosa en Arlés es el viento. Mientras paseábamos al lado del Ródano, el viento era tan fuerte que hubo un momento que pensé que me tumbaría. De hecho, unos chicos nos comentaron que Arlés es conocido, al igual que el resto de la región, por ser muy ventoso. Fue entonces cuando me pregunté si será real lo de que en los pueblos en los que hace mucho viento hay mayor cantidad de gente que no está en su sano juicio. No quiero dejar mal a nadie… pero ya conozco varios sitios de los que me he llevado esa impresión. Luego pensé en que era en Arlés donde estaba el sanatorio en el que Van Gogh se cortó la oreja… Mmmm, curioso! Mis teorías de la conspiración y yo.

 

Francia-Camarga-Arles-Aigues-Mortes-7.jpg

 Francia-Camarga-Arles-Aigues-Mortes-8.jpg

Francia-Camarga-Arles-Aigues-Mortes-9.jpg

 

PARQUE NATURAL DE CAMARGUE

Después de un pequeño paseo para bajar la comida, nos despedimos y nosotros seguimos nuestro rumbo a la caza de las puestas de sol. De Arlés nos desplazamos hasta Port Saint Louis-du-Rhône, donde desemboca el Ródano y de allí cruzamos el río en Ferry con el coche (5€ por vehículo) mientras el sol iba cayendo sobre el mar.

 

Francia-Camarga-Arles-Aigues-Mortes-12.jpg

 Francia-Camarga-Arles-Aigues-Mortes-13.jpg

 Francia-Camarga-Arles-Aigues-Mortes-11.jpg

                                

Tuvimos oportunidad de disfrutar de la luz del atardecer cayendo sobre los campos llenos de caballos blancos (casi como de película) mientras seguíamos hacia Saintes Maries de la Mer, donde el paseo al lado del mar fue ya con noche cerrada. Al dejar ese pueblo, volvimos a nuestra base de operaciones, Montpellier, a descansar para otra nueva ruta que nos esperaría al día siguiente. Además, tocaba cena basada en quesos!! Ñam ñam!!

                                                                            

Francia-Camarga-Arles-Aigues-Mortes-14.jpg

 

Más información:

TURISMO AIGUES MORTES: http://www.ot-aiguesmortes.fr/

TURISMO ARLÉS: http://www.arlestourisme.com/

 

RUTA REALIZADA

– Día 1:  Barcelona – Perpignan – Salses Le Chateau – Montpellier

 Día 2: Montpellier

– Día 3: Estás en este artículo

– Día 4: Mañana: Saint Remy de Provence

            Tarde:  Lacoste. Roussillon. Avignon

– Día 5: Sète. Canal du Midi. Carcassonne. Lagrasse. Castillos cátaros

 

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...