REFLEXIONES: 6 MESES DE VUELTA AL MUNDO

Aunque no lo parezca son casi 7 meses de viaje en esta vuelta al mundo y creo que es el momento perfecto para echar la vista atrás y evaluar lo que ha sucedido.

En estos 3 últimos meses me he visto inmersa en la cultura polinésica, he recorrido Nueva Zelanda y finalmente he aterrizado en mi tan querida Asia. Cada una de estas etapas ha venido marcada por momentos diferentes, compañeros de viaje distintos y sobre todo, por muchas experiencias inolvidables.

Si bien las vivencias en Polinesia y Nueva Zelanda fueron especiales, creo que mi llegada a Indonesia fue un punto de inflexión en mi viaje. Un antes y un después a nivel personal que me ha hecho más fuerte, más segura de mí misma, más consciente de mis límites y, sobre todo, más coherente en muchos aspectos.

 

Koh Phi Phi - Tailandia

Koh Phi Phi – Tailandia

Entrar a Asia supuso un nuevo reto para mí: separarme de Javi por un tiempo y empezar un recorrido en solitario que vendría en un principio cargado de miedos y finalmente cargado de sorpresas. Mucha gente me ha preguntado por qué Javi y yo hemos decidido separarnos. La respuesta es sencilla: volver a romper con la zona de confort. Experimentar a nivel personal, aprender de uno mismo, conocer más profundamente y ser capaces de solventar nuestros propios problemas.

Por ello me gustaría hacer una recopilación de todos los hechos que he vivido en estos últimos meses. Lo mejor y lo peor de este viaje en solitario y de mi nuevo encuentro con Asia.

 

TOP 10 COSAS GENIALES TRAS 6 MESES VIAJANDO

 

  • Aprender a viajar sola de verdad. No es fácil, y aunque lo había hecho con anterioridad, ésta vez se me hizo un poco cuesta arriba al principio. Pero como dicen por ahí, no hay mal que por bien no venga. He superado la prueba mucho mejor de lo que me esperaba y me siento muy orgullosa de mí misma por ello.
  • Nivel alto en lidiar con los mosquitos. Me pican cada día, usando antimosquitos o no, pero es ya parte del atardecer y del amanecer. En la hora mosquito uno se pone el pantalón largo y el spray de turno y espera a ver qué pasa.
  • Ser capaz de probar casi cualquier comida o de desayunar pollo con arroz. Adiós a los escrúpulos. El fin de los desayunos continentales y el comienzo de la era del arroz y los noddles.
6 meses viajando

Puesto de comida callejera – Malasia

 

  • Probar a conducir una moto. Tras una pequeña prueba en Bali, fue en Malasia cuando realmente me decidí a probar a conducir. Aunque todavía no me veo con soltura suficiente, todo se andará.
refelexiones-6-meses-viajando-unaideaunviaje.com-07

Aprendiendo a conducir – Langkawi, Malasia

 

  • Reiterar mi capacidad de vivir con lo mínimo. Si bien mi mochila no tenía demasiadas cosas cuando salí de España, hoy en día cada vez tiene menos. He aprendido a ser todavía más desprendida de todo lo material. He abandonado camisetas favoritas que pesaban más que mi amor por ellas. He dejado atrás libros y pequeños objetos que me ataban a recuerdos. Tras tanto tiempo con la mochila a cuestas, cada gramo en ella es valorado meticulosamente.
  • Conocer mejor mis límites y aprender de mis defectos. Viajando sola he aprendido un poco más sobre mí misma. Me he vuelto más tolerante y abierta. Puedo viajar sin plan alguno, llegar a un sitio del que no sé nada, sin un lugar para dormir y recorrer las calles en busca de la guesthouse más barata. También soy capaz de pasar toda la noche en la calle si hace falta porque el bus nocturno llega a las 4 de la madrugada. Me dejo llevar por la improvisación y eso me llena. Es una forma espectacular de vivir una nueva aventura cada día y de estar abierta a cualquier posible oportunidad, cambio, desavenencia o problema que venga.
  • Las nuevas amistades. Y esto debería ponerlo con mayúsculas. Porque la gente que he conocido a lo largo de mi experiencia en solitario ha sido de lo mejor y porque son muchas personas las que han hecho de mi viaje una experiencia única. Desde mi amigo Will, con el que aprendí que Quebec no es Canadá :P y con el que volví a retomar mi gusto por cantar, pasando por el loco de Leo, con quien salir a dar un paseo son risas aseguradas. Los grandes Pamela, Vincent y Nassim. O Jon, el chico belga que conocí un día en Bali y al que prácticamente casi me acoplé sin pedir permiso para viajar juntos en Malasia y gracias al cual tuve oportunidad de conocer a Lautaro, mi compañero durante el último mes y medio en go with the flow, la diversión padre en muchos momentos de risas que nunca podré relatar (los cero guests de Panorama, los batidos de Klayzy, conocer al pillado de Filip, tomar algo en el bar de Ton Sai, el día del pastor, las rutas en motosikal, las clases de bahasa – a ver si sabes cómo se dice “quality” en bahasa :D – , breakfast & spiderman…), el guitarrista que acepta que Wanita nunca podrá cantar en tonos altos, la persona con la que mejor me he entendido en mucho tiempo, y sobre todo, mi gran amigo.
6 meses viajando

Haciendo el loco en Koh Phi Phi con Jon, Nassim y Lau

 

  • Hacer autostop, couchsurfing y couchsurfing SENIOR :D

          -Hacer autostop está siendo súper fácil en Asia. Tanto en Indonesia como en Malasia y Tailandia. El único problema es que la gente no entiende bien el concepto y a veces paran y nos preguntan qué necesitamos. Pero una vez que detienen el coche, está todo hecho. En la mayoría de los casos nos han llevado a sitios a los que ni siquiera se dirigían. La gente es amable y muy bondadosa. 

 

refelexiones-6-meses-viajando-unaideaunviaje.com-06

Autostop en Malasia – Sungai Petani

refelexiones-6-meses-viajando-unaideaunviaje.com-05

Autostop en Malasia – Sungai Petani

 

           – Couchsurfing es otra de las grandes oportunidades para conocer a locales, aprender de la cultura y como no, ahorrar algo de dinero en el alojamiento.

           – Couchsurfing SENIOR: Porque hay días en los que la suerte te sonríe y de repente te ves pasando una semana entera en un resort vacío.

 

refelexiones-6-meses-viajando-unaideaunviaje.com-01

Resorts donde se hace Couchsurfing :D

 

  • Componer una canción en Bahasa. Mi idioma preferido en Asia ya tiene una canción en su nombre: el tan esperado gran éxito Sama – Sama del que os mantendremos al tanto :D
refelexiones-6-meses-viajando-unaideaunviaje.com-08

La noche que compusimos Sama Sama

 

  • Corroborar que no estoy hecha para el frío. Si bien el invierno ya no era mi estación preferida cuando estaba en casa, tras 6 meses al sol sigo queriendo vivir en verano. Me he acostumbrado al hecho de no necesitar chaqueta nunca, a que siempre haga calor y a tener frío cuando la temperatura baja de 25 grados.

 

TOP 5 COSAS NO TAN GENIALES TRAS 6 MESES VIAJANDO

 

  • Medir mi tiempo en Asia según las chancletas que tenía: “Sí, sí, eso fue hace tres pares de chanclas”. He aceptado que mis chancletas favoritas ya son historia y que mis segundas chancletas favoritas también lo son. Y que es imposible retener unas chancletas conmigo durante más de una semana. Que no, que no hay que encariñarse. Y sobre todo hay que tener en cuenta que donde unas chancletas se van otras vendrán.
refelexiones-6-meses-viajando-unaideaunviaje.com-03

Hace dos pares de chanclas…

 

  • Haber tenido que hacer un trekking de 3 días y 3700 metros que todavía me está pasando factura.
refelexiones-6-meses-viajando-unaideaunviaje.com-02

Trekking del Rinjani – Lombok, Indonesia

 

  • Incumplir casi todas las reglas para no contraer enfermedades relacionadas con la ingesta de comida y bebida. Sí, lo sé. No es lo correcto, pero tras un tiempo en Asia uno casi se acostumbra a la dejadez. Sé que no está bien. Sin embargo, ya no reparo en la higiene de los puestos callejeros. Mis niveles de tolerancia al picante han aumentado (aunque no demasiado) y desde luego, no me preocupo ya por la procedencia de los hielos cada vez que pido un batido. No me puedo quejar. Por ahora NO he tenido ni un solo problema de estómago. Y no será por no forzar la situación… He visto hormigas salir del arroz que me estaba comiendo, pelos de la cocinera, objetos no identificados… Pero he aprendido a asumir que es lo que hay. Y si bien esta es mi quinta vez en Asia, creo que a nivel culinario está siendo la mejor inmersión. Estoy descubriendo muchos platos que nunca antes había probado, algunos de ellos deliciosos (como mis queridos pinchitos de rata) y otros no tanto (como los palitos de intestino o patitas de pollo).
refelexiones-6-meses-viajando-unaideaunviaje.com-09

Frutas peladas, hielos, comida callejera… Ñam Ñam

 

  • Todas las cosas que sigo perdiendo por el camino. Después de tanto tiempo viajando, haciendo y deshaciendo la maleta casi cada día, os preguntaréis: ¿Cómo es posible que sigas perdiendo cosas? Pues porque soy despistada y a veces creo que incluso tonta por naturaleza. La última gran pérdida, mi cámara de fotos que no me duró ni un mes : ( Si alguien se ve con fuerzas de ayudarme, que hable ahora!
  • Los continuos cambios de divisa y la pasta que me dejo en comisiones. Cada vez que me muevo de un país supone:
  1. Acostumbrarme al nuevo cambio. Siempre paso los primeros días pensando los precios en la moneda del país anterior, y eso que en día existen muchas posibilidades para el cambio de divisas.
  2. Comisiones impuestas por los bancos de aquí aunque mi banco supuestamente no me cobra comisiones. 5 € cada vez que saco dinero :O Así que, entre que mi querido banco ha decidido cambiar las condiciones y parece ser que van a eliminar la mayoría de las ventajas de la cuenta que tenía y que me están cobrando por los cajeros de aquí, estoy bastante quemada.

 

[Créditos]: Muchas de las fotos de este post son de mi amigo Lautaro. Ya sabéis, robadas con consentimiento ;)

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...