MOTIVACIÓN 30D30F30P:

30D30F30P es la cuenta atrás que tuvo lugar antes de marcharnos para conocer los países número 29 y 30 de nuestra lista. Para celebrarlo, cada día de esa cuenta atrás hasta emprender el viaje, escribimos un microrrelato en honor a uno de los países: 30 días para 30 países, con 30 fotos y 30 historias.

Cada relato tuvo su foto asociada. Fotos singulares, sin intención de discriminar unos lugares frente a otros, pero que pretendían mostrar alguna historia sucedida en el viaje al país, o una impresión que quedaría en nuestro recuerdo. Descubriendo los países desde otro punto de vista.

 

ITALIA: LOST

1999. 15 adolescentes de instituto se van a Italia de excursión de fin de curso.

No les dejan entrar en chándal en el casino de Mónaco (ver relato de Mónaco). Pero se comportan bien. Por la noche algo de fiesta y por el día los monumentos de rigor.

Así van viajando de ciudad en ciudad. Pisa, Florencia, Siena… y llegan a Roma. Es la primera vez, para la mayoría de ellos que salen del país. Están a monte, lo que se dice a monte.

La ciudad les confunde y Mariam se pierde… ¿Dónde está Mariam? ¿Y Mariam? 

Hoy en día, Mariam enviaría un whatsapp con su posición GPS. Pero entonces, ellos se dedicaba directamente a gritar por el centro de la ciudad: “Mariaaaaaam, Mariaaaaaaaaaaaaam…”

Pero nada. Volvieron al último punto donde la habían visto. Nada de nada. Ella se había ido a buscarlos también. Totalmente absurdo. Algunos mantenían la calma. Otros, lloraban la pérdida, y otros se reían de la situación que era realmente absurda se mirase por donde se mirase.

Ahora, escoge el final que más te guste:

1- TRÁGICO: Nunca volvieron a ver a Mariam. Por eso ninguno de aquellos chavales ha regresado a Italia desde entonces. Por eso ya ninguno come pizza… Por eso no hubo más excursiones de instituto hasta la fecha.

2- FELIZ: Todo acabó bien. Mariam apareció unas horas más tarde, sana y salva. Los adolescentes continuaron viendo monumentos y haciendo el tonto por la ciudad. Al día siguiente tocaba Venecia. Montaron en góndola, por supuesto.

Podéis hacer vuestras apuestas. Uno de los finales es real.

 

ITALIA.jpg

 

EL VATICANO: Ciudad de Dios

Si por algo se caracteriza El Vaticano es por ser un país donde la riqueza abunda tanto como la picaresca. Vaticano, Ciudad de Dios, es la precuela de LOST (ver relato de Italia). Si en Italia perdimos a Mariam (nunca revelaremos cuál fue el verdadero final), en El Vaticano, casi perdimos la fe.

Fue aquí donde Myriam (no confundir con Mariam, que por entonces aún estaba entre nosotros), paseaba alegremente entre las multitudes, un miércoles, día del Papa y del Señor. Cartera en mano, como si nada. De pronto, de forma casi tan impredecible como imperceptible, una moto y dos ladronzuelos sobre ella, se encargaron de arrebatarle la cartera a Myriam y con ello su dinero (y también tal vez su dignidad). Ella, que todo lo sabía y lo entendía había quedado en ridículo de toda la clase :O

Tras el incidente, entramos a la Capilla Sixtina y subimos a la Cúpula de San Pedro. Unos, rogarían para recuperar aquella cartera. Otros, con aquellas vistas que teníamos ante nosotros nos sentíamos simplemente los amos de la Ciudad de Dios.

 

VATICANO.jpg

 

MÓNACO: Póker de Ases

Si alguna de las historias que estamos relatando aquí es vergonzosa pero entrañable es ésta. Hablamos de 1999 y de los típicos chavales de excursión de fin de curso camino de Italia. De aquellas en mi pueblo no había tribus urbanas. Así que todos éramos deportistas: chándal va, chándal viene.

Y así, llegamos a Montecarlo, en Mónaco, símbolo del lujo y del derroche donde los haya. Hogar de príncipes y princesas ataviados con sus mejores galas. Gente de la alta sociedad y de la alta suciedad… Gente con millones para derrochar en los casinos con jugadas perfectas de póker. Póker de ases. Escalera de color.

Y además, nosotros, con nuestros chándales, tan dignos o más que los galanes de alrededor, bajando del autobús en manada abrumados por el destello de un Ferrari amarillo, ¡Sí, nena, sí! Directos al Ferrari, después, directos al casino y después directamente detenidos en la puerta “¡No puedes pasar, llevas deportivas!” (y no llevas cara de niño rico :D)

 

MONACO.jpg

 

TURQUÍA: Una nota, una cerveza y un adiós

En mi viaje a Turquía entramos en tren desde Grecia. En ese tren, casualidades de la vida, conocimos a un chico austríaco, Félix, que nos cayó genial, así que entablamos una relativa amistad durante el viaje.

Al llegar a Estambul, con todo el lío de salir del tren perdimos de vista a Félix y no pudimos despedirnos de él. Nos dio muchísima pena.

Pasamos el día siguiente entero en la ciudad y como estaba muy llena por ser fiestas, a última hora de la tarde decidimos coger un tren nocturno a Ankara y volver en unos días. Pasamos la noche en el tren y llegamos muy temprano a la capital. Salimos de la estación, cogimos el metro a la estación de bus y entrando en una boca: Tachán!! Félix!! Increíble pero cierto.

Fuimos juntos en el autobús hacia la Capadocia y se vino al mismo hostel que nosotros. Al día siguiente cada uno hizo su vida visitando los alrededores y por la noche nos volvimos encontrar a nuestro amigo Félix. Esa noche nos despedimos de él puesto que la siguiente tarde él se marcharía.

Prometió dejarnos un mail de contacto, pero al llegar sólo encontré sobre la mesilla una cerveza Alfa, una piedrecita de recuerdo y una nota dedicada. Sin embargo, ni rastro de contacto. Le pregunté al dueño del hostel y dijo que le parecía haber visto otra nota, pero que no sabía…

Me parecía raro, pero al final llegue a pensar que quizás no quería saber nada de nosotros…

Volvimos a Estambul y de vez en cuando nos acordábamos de Félix. De repente, uno de aquellos días, nuestro amigo francés comentó tan tranquilo: claro que había un papel con su contacto, pero lo vi, no entendí la letra y lo tiré… : ( Allí se quedó la historia de Félix, que terminó con una nota, una cerveza y un adiós. Allí, en la Capadocia, en el espectacular paisaje que aparece en la foto

 

TURQUIA.jpg

 

GRECIA: La misión

En Febrero de 2007 me fui a vivir y estudiar a Grecia. Era la primera vez que viviría en otro país. Mis amigos me habían dicho que sería complicado venir a visitarme, puesto que no había vuelos a bajo coste y eran estudiantes (sin trabajo no hay dinero).

Yo llevaba unos meses en trabajos temporales y estudiando al mismo tiempo, así que para cuando me iba a marchar había conseguido reunir 300 € limpios para una misión: el día antes de marcharme le entregué a uno de mis amigos un sobre y le dije que no lo podría abrir hasta una fecha determinada. Al llegar ese día, tendría que abrirlo estando con una serie de personas que yo le había indicado.

Dentro del sobre estaban los 300 € y una carta que explicaba que ese dinero era para que, al menos uno de ellos, pudiese venir a visitarme. Si querían venir varios, tendrían que repartir. También tendrían que decidir quién/es vendrían. La única condición era no revelar el/los nombre/s de el/los afortunado/s, para que fuese sorpresa para mí.

En Mayo, recibí un correo diciéndome que los 3 viajeros misterios estaban de camino. Y unos días más tarde, allí estaban, tres grandes, dos amigos y una amiga, en mi universidad.

Aquella semana que pasé con ellos, fue una de las mejores semanas de mi vida, y que nunca olvidaré. Especialmente, la noche que nos quedamos a dormir en el paraíso que se ve en la foto, riendo hasta las tantas y remoloneando para ver el amanecer…

Sin duda, puedo decir que la misión fue cumplida con creces :)

 

GRECIA.png

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...